La diáspora venezolana, un “logro de la revolución chavista” #19Feb

Diariamente familias enteras huyen buscando refugio en naciones vecinas. Colombia vive una crisis que comienza a ser atendida con ayuda de la OIM y la ONU. Brasil también ha anunciado medidas que buscan palear la emergencia social en el fronterizo estado de Roraima. ¿Está preparada la región para la ola de refugiados venezolanos?

Muchos de quienes emigramos de Venezuela en los últimos años, hemos venido denunciando sistemáticamente una crisis regional producto del éxodo de cientos de miles de personas que huyen de la crisis económica. El colapso ha ocasionado una desbandada de venezolanos que era impensable hace apenas un lustro.

La destrucción del aparato productivo, la escasez de productos básicos, el hambre, la falta de medicamentos e insumos para atender a los enfermos y el ambiente hiperinflacionario que pulverizó al bolívar, expulsa diariamente a familias enteras que corren buscando refugio en naciones vecinas. Refugio. Los venezolanos que huyen no son inmigrantes ordinarios que cruzan la frontera persiguiendo nuevos horizontes. No. O por lo menos no en el sentido optimista de esa frase. El caos los impulsa a correr, cruzar trochas y caminos de tierra, ríos y quebradas, selvas y bravas mareas caribeñas, abandonando todo. Con la promesa de nada. Obligados espiritual y materialmente a iniciar de cero sus vidas, donde quiera que lleguen, si es que llegan. Cientos han muerto en el camino.

Pongamos en contexto el tema. A principios de siglo con el ascenso del chavismo al poder, una diversidad de empresarios, emprendedores y profesionales venezolanos abandonaron el país buscando un sitio más agradable para sus proyectos. Luego de la reelección de Hugo Chávez en 2006 se inició un proceso de migración ascendente hacia Estados Unidos y Europa como principales destinos. Posterior a 2011, esta línea se incrementó notoriamente y a partir de 2013 comenzó a registrar números sorprendentes. A mediados de 2017 se hablaba de más de 2.500.000 venezolanos en el exterior. En enero de 2018 hay investigadores con información, extraoficial claro, que elevan ese número a más de 3.000.000. Aproximadamente 37.000 cruzan diariamente la frontera con Colombia, y buena parte no regresa.

Colombia, el principal vecino, ha expresado que no quiere llegar a considerar a los venezolanos como “refugiados” por el contexto diplomático que esto pudiera derivar. Sin embargo, el hermano país abrió el primer “Centro de Atención Transitoria” para venezolanos, un albergue gestionado por la Cancillería, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Alcaldía de Villa del Rosario (Norte de Santander). Los 2219 kilómetros de frontera están repletos de caminos que dan un abanico de oportunidades al contrabando y al tráfico de personas, como ya se ha visto en la frontera con el estado de Roraima en Brasil y también en las islas del Caribe que rodean a Venezuela. El éxodo no se detiene.

El presidente Juan Manuel Santos anunció el 8 de febrero[1] una serie de medidas para intensificar los controles migratorios, reforzar la seguridad en la frontera con más de 3000 agentes (“Operación Esparta”) y crear centros de asistencia para atender las necesidades más urgentes de los recién llegados especialmente de niños y niñas. En esa misma línea, el presidente Michel Temer, firmó una medida provisional que articula el trabajo del Ejecutivo, Legislativo y Judicial para abordar la “emergencia social” decretada por el estado de Roraima[2]. Datos oficiales confirman que en 2017 al menos 50 mil venezolanos entraron a Brasil por Roraima y solo en enero de 2018 se registraron 10 mil más.

La crisis venezolana puede arrastrar a Colombia, un país con una economía más diversificada y pujante, con similitudes culturales e históricas, pero con marcadas diferencias institucionales. No son países iguales. Es verdad que en la década de los ochenta y noventa millones de colombianos migraron a Venezuela huyendo del conflicto con las FARC, el ELN y los grupos paramilitares. Pero también es cierto que eso no sucedió en un par de años, como sí está pasando en el caso venezolano. Otro dato relevante es que más de cuatro millones de colombianos-venezolanos aún viven en Venezuela y pueden estar deseando regresar, como muchos lo han hecho. ¿Dónde hospedar tantas personas? ¿Dónde emplear tanto recurso humano? ¿De dónde saldrá el servicio de salud y la asistencia social, educativa y de servicios básicos? Colombia es un país que ha avanzado mucho y todos los indicadores así lo demuestran, pero tiene retos como cualquier otro. En la actualidad su economía enfrenta una desaceleración. El desafío de tener a un Estado fallido como vecino puede colapsar a la República de Colombia y convertirse en un ciclón que impacte fuertemente a todo el vecindario. Las ciudades y pueblos del Roraima brasileño también lo viven. Aparte, se han evidenciado brotes xenofóbicos en Panamá, Perú, Ecuador y República Dominicana.

No obstante, en la región quedan gobiernos que no han reconocido públicamente la crisis migratoria producida por el colapso venezolano, aun cuando en sus territorios el número de ciudadanos venezolanos recién llegados se ha disparado superando cualquier pico histórico: Bolivia, Nicaragua, El Salvador, Uruguay, República Dominicana y Ecuador.

Comparemos con un caso fresco en la memoria del mundo: la Guerra Civil Siria es uno de los eventos con mayor número de desplazados en la historia reciente. Aproximadamente 6000 sirios escaparon diariamente de su país. Desde 2011 hasta la actualidad, más de 5 millones de personas huyeron, ocasionando una tremenda crisis de refugiados para la Unión Europea, un bloque de 28 países donde están varias de las economías más desarrolladas del mundo. ¿Qué razones hay para que la masa de venezolanos que escapan de una guerra no declarada, pero igual de sangrienta, no generen una crisis igual o peor en América Latina? ¿Está preparada la región? ¿Qué acciones se están tomando para abordar esa situación? Colombia se apegó a la ONU… ¿y el resto? ¿Quién habla de este tema?

Queremos que este terrible episodio termine transformándose en una oportunidad para que Colombia, Brasil y los vecinos territoriales y del Caribe, puedan añadir mano de obra de todos los pelos al desarrollo de sus economías, salvando a los venezolanos y salvando a la región. ¿Es posible que el liderazgo político latinoamericano se lo plantee?

Anuncios

“Ahora que vendrá, ¿la 6ta República?” #19Feb

La imagen puede contener: una persona, perro e interior
Venezuela siempre se ha categorizado por denominar distintas etapas de su historia como “Repúblicas”, las dos primeras en los procesos independentistas de 1811 a 1814, la tercera de 1817 a 1819 con el Congreso de Angostura, quizá otros lo tomaríamos de 1817 hasta 1958 con la caída del caudillismo en nuestro país. Para la jerga cotidiana la cuarta república comprende el período de democracia y bipartidismo de Acción Democrática y COPEI, hoy vivimos la quinta, autodenominada así por un personaje megalómano y ambicioso que ya no vive entre nosotros.
 
El 2017, representó duros momentos para la historia y la sanidad mental del venezolano, quitando hechos públicos y notorios como la gran oleada de represión, violación a los Derechos Humanos, detenidos y muertos que muchos ya nadie los recuerda, el 2017 trajo consigo muchos movimientos debajo de la mesa que pocos han percibido, aparte de la búsqueda de afianzar el poder a toda costa por parte del gobierno; mucho se ha hablado de las rupturas internas de la cúpula de poder roja, a pesar de que todos llevan un discurso unísono, la primera movida de Maduro se evidencia con la Presidencia de la ilegal Asamblea Nacional Constituyente, donde Diosdado queda desplazado por Delcy, luego las regionales, las únicas gobernaciones que “perdió” el gobierno estaban bajo dominio de personajes identificados como “duros” a Chávez, Vielma Mora, Mata Figueroa, Alexis Ramírez, Arias Cárdenas y Aristobulo Isturis.
 
Para diciembre como campaña Municipal, el gobierno toma acciones contra los corruptos de PDVSA, ataca directamente a otro personaje leal a Chavez, Rafael Ramírez y su cuadro, sacándolo inclusive como embajador ante la Organización de Naciones Unidas, el cuatro de febrero, Diosdado es quien encabeza los homenajes, no Maduro, luego de unos días se anuncia la fecha de las falsas elecciones y simultáneo a esa convocatoria, Delcy entrega los estatutos para la creación del “Movimiento Somos Venezuela”. Estos pequeños detalles podrían hacernos pensar que Maduro está desplazando a los chavistas de base, buscando consolidar su propio Madurismo, uno autoritarista y despiadado, ¿por qué pasa esto? Sencillo, el gobierno no tiene alternativa de salir del país, ante la gran cantidad de sanciones en contra de ellos, pisar otro país implica inmediatamente la cárcel e irse a cuba no es una opción, parte de eso es el fracaso de los diálogos que se han intentado llevar adelante, no los defiendo, pero son parte de la realidad del porque el gobierno no cede ni cederá su posición. Súmele ahora la gran cantidad de movimientos en la frontera por concepto de ayuda humanitaria, los países a nuestro alrededor se están moviendo, la gira de Rex Tillerson está dando resultados a simple vista, habría que ver que otro contenido hay en el fondo.
 
Por otro lado, en la búsqueda del poder absoluto, hay que analizar ¿qué pasaría si gana alguien distinto a Maduro? Dificulto el panorama cambie, ya que la toma de posesión seria en el 2019, la Asamblea Nacional Constituyente podría crear alguna de sus “leyes constitucionales” y tomar el control del ejecutivo, meterlo preso por cualquier causa que ellos consideren o simplemente invalidar la elección, habría que analizar quien se prestará para hacer el juego de candidato “opositor”, yo particularmente observo de manera poco visible una transición dentro del propio eje de gobierno, un Nicolás que desplaza al chavismo de base, y ¿si Maduro destruye el plan de Chávez y consolida su propio partido?¿Eso no sería entonces una nueva etapa de la historia de Venezuela? Considero que hay más movimientos de lo que se aparenta, la creación de la 6ta República se está gestando, muy imperceptible al ojo; lo peor es que se gesta sin condiciones, con la fuerza y con un pueblo divorciado de la política, en la peor crisis económica y social de la historia, unas “elecciones” nefastas que traerán solo más crisis.
 
Quienes se preguntan ¿por qué el adelanto de las elecciones? La respuesta no es compleja, el gobierno busca relegitimar su poder antes de que suceda cualquier estallido social, es mejor tener asegurado el poder antes del conflicto, a que el conflicto explote antes y no permita mi relegitimación, los estallidos sociales arrasan con todo y son grandes conductores para que los militares de rango medio y bajo tomen acciones.
 
Ahora hay que analizar lo siguiente, ¿esos chavistas desplazados que harán? Quedarse de brazos cruzados no será, no nos extrañe que ellos se conviertan en un movimiento que haga alianza con parte de la oposición para sacar al gobierno, ¿por venganza? Sí puede ser, pero debemos entender algo, y es que esta situación solo tendrá salida cuando todos los frentes y sectores sociales, sin verse el color, se unan por una sola causa, la creación de una séptima República, y que esta sea la definitiva así como la última estrella de nuestra vieja bandera soberana, para ser la potencia que soñamos.

#Análisis “No lo llames crisis, llámalo catástrofe..” #19Feb

Imagen relacionada
.- Hace dos o tres años, cuando la crisis socio-económica se fue transmutando en una crisis humanitaria, algunos “expertos” se burlaron del asunto, y declararon que no era para tanto; que la situación de Venezuela no era la de una crisis humanitaria. Pues bien, estos “expertos” se equivocaron, una vez más, entre otras razones porque acaso ni sabían los componentes de una crisis humanitaria. Son tres: extrema dificultad en el acceso de los alimentos básicos, extrema dificultad en el acceso a las medicinas básicas, violencia criminal desatada e incontenible. Tal cual lo que ya estaba ocurriendo en nuestro país.
.- Pero es que ahora hemos escalado de crisis humanitaria a catástrofe humanitaria. Y eso acontece no sólo por el dolo y la negligencia de la hegemonía roja, sino por la ceguera o complicidad de algunos voceros opositores, que descreían del tema de la crisis humanitaria, y se negaban a darle la máxima importancia que tenía que tener. Ya no se puede tapar la realidad con la propaganda o la subestimación. No se puede. La realidad avasalla a la abrumadora mayoría de la población, sumida en una condición de sobrevivencia mínima, o de destino fatal en el caso de una enfermedad convencional, para ni hablar de las enfermedades más gravosas.
.- Cuando un país se encuentra en la intemperie, a la mala del diablo, haciendo colas interminables para tratar de conseguir lo básico necesario para el día a día, incluyendo algo de dinero en efectivo, entonces ya no estamos ante una crisis sino ante una catástrofe humanitaria. Mientras la hegemonía lo niega todo, nos hundimos más y más, porque no se hace nada para siquiera intentar poner unos pañitos calientes. Ni eso. Y en la acera de enfrente, algunos, no-pocos, están más que preocupados, obsesionados con las pretendidas “elecciones presidenciales” del 22 de abril, cuando se sabe de sobra que son una farsa comicial cuyo propósito es “legitimar” a Maduro, o sea al continuismo.
.- Pero la catástrofe humanitaria lejos de amainar se profundiza y extiende. La vida es una especie de ruleta rusa: hoy no me tocó y por eso las probabilidades aumentan para mañana. Y no me refiero únicamente a la tragedia de la inseguridad, sino a la falta de alimentos y a la carencia lamentable de las medicinas. ¿Hasta cuándo el país puede aguantar esta realidad? Nadie lo puede afirmar con certeza, pero lo que si se debe plantear por la calle del medio, es que de la crisis humanitaria ya pasamos a la catástrofe humanitaria.
Si te gusta compártelo y no olvides suscribirte para mas información veraz y certera con un toque cítrico como el limón

#Articulo El peligroso pacifismo por @vjmc

alt

8 de mayo de 1940. Hitler estaba mostrando las garras y para todos era absolutamente incontrovertible que la guerra era inevitable.

Mejor dicho, que todos, sin importar lo que pensaran, desearan o dijeran, se iban a ver envueltos en una conflagración mundial.  En sus memorias de la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill describió el portentoso enemigo que estaban enfrentando. “Los acontecimientos eran tan violentos y las condiciones tan caóticas” que solamente mediante una dirección firme y consistente podían enfrentar el desafío con algún chance. “La superioridad de los alemanes en cuanto a diseño, gestión y energía eran evidentes. Ejecutaban sin piedad un plan de acción minuciosamente elaborado. Comprendían a la perfección cómo había que usar la fuerza de las armas”. Tanto en Francia como en Gran Bretaña persistía la división. No estaba claro el propósito, y la cuña soviética había provocado una falsa distensión. Narra Churchill que “desde el momento en que Stalin llegó a un acuerdo con Hitler, los comunistas franceses siguieron el ejemplo de Moscú y proclamaron que la guerra era un delito imperialista y capitalista contra la democracia”. A partir de ese momento facciones interesadas se dedicaron a minar la moral del ejército y dificultar la producción en los talleres.

No era una situación sencilla. Pero de lo que estaba muy seguro Churchill era que no podía despacharse desde “el carácter sereno y sincero, aunque rutinario, de un gobierno “que no era capaz de despertar y movilizar ese esfuerzo intenso que se necesitaba para salir del letargo y la evasión. No se podía ganar una guerra sin hacer la guerra, sin estar preparados para dirigirla y sin estar socialmente organizados para afrontarla. Eso requería otro liderazgo, que no perdiera el tiempo, que no se desgastara en negociaciones inútiles, que no intentara una paz sin esfuerzo. Eso sólo iba a ocurrir a partir del trauma. El autor lo dice sin caer en la tentación de la complacencia. La determinación que se iba a lograr no fue el resultado de la reflexión sesuda, de la aproximación analítica. Nada de eso, fue el producto de haber sentido al enemigo respirar en la nuca del país. Fue haberse sentido indefensos, al alcance de una maquinaria bélica impresionante, totalmente diferente a lo que hasta ese momento había sido intentado. “Hicieron falta el golpe de la catástrofe y el acicate del peligro para despertar la fuerza latente de la nación británica. Estaba a punto de sonar el toque a rebato”.

Neville Chambeerlain había asumido el mando de Inglaterra el mayo de 1937. A juicio de Churchill era “un hombre despierto, eficiente, dogmático y seguro de si mismo. Se había formado una opinión definitiva sobre todas las figuras políticas de la época, y se sentía capaz de tratar con ellas. Tenía la esperanza de pasar a la historia como el gran pacificador, para lo cual estaba dispuesto a luchar constantemente, a pesar de los hechos”. Era probablemente un obcecado comprometido con una paz imposible, con una personalidad que le impedía apreciar los hechos tal y como eran. “Lamentablemente, se topó con mareas cuya fuerza no pudo resistir y se enfrentó a huracanes a los que no se resistió pero que no pudo manejar”. Su error fue una decisión que no quiso rectificar hasta que fue demasiado tarde: Él resolvió que podía cortejar a los dictadores. “Quería mantener buenas relaciones con los dos dictadores europeos y creía que el mejor método era la conciliación y tratar de evitar todo lo que pudiera resultarles ofensivo”. Fue algo más que un error de cálculo. De tanto huir de la posibilidad de una guerra, se la consiguió de frente, como un hecho ineluctable. Pero había perdido tiempo, se había negado a preparar al país para el esfuerzo que ella significaba, la había obviado no solo en el discurso, también la había evitado en las decisiones financieras y presupuestarias del gobierno.  Querían la paz porque no podían ir a la guerra. Y no podían ir a la guerra porque no se habían preparado para la guerra. Empero, la causa de la guerra estaba allí, acechando todos los días, imbatible en el plano de la realidad. A la disposición de todo el que quisiera apreciarla. Pero algunas realidades son invisibles a los ojos de los que no las quieren ver. Era el caso de Neville Chamberlain.

Chamberlain llegó incluso a firmar en Múnich un acuerdo anglo-germano que representaba el deseo supuesto de no volver a combatir entre ellos nunca más. Con ese papel firmado aterrizó en su país bañado en las sagradas aguas de la paz y confortado por el apoyo popular que se sentía salvado de una época de oprobio. Es una paz honrosa, una paz para nuestro tiempo, gritaba desde las ventanas de Downing Street. Todo ese entusiasmo se disolvió rápidamente. Hitler era una encarnación del mal que, por supuesto, no tenía ningún problema con la mentira. Al final, “una larga serie de errores de cálculo y de juicio con respecto a hombres y hechos en los que se basó” lo hicieron perder el gobierno y pasar a la historia como un insensato que pensó que Hitler podía detenerse en algún punto y pactar un nuevo statu quo.

Los países se cansan de las direcciones erráticas. Los errores se pagan con la salida del gobierno. No hay experiencia notable en la que una conducción errática sea reconocida con la ratificación del poder. Esas cosas no pasan. Y cuando pasan son para empeorar lo que ya está mal. Los venezolanos vivimos la misma atrocidad. Líderes que son reiterados en el error y que practican esa prepotencia de los que creen que no se equivocan. Son los que callan cuando hay que pronunciarse, y hablan cuando hay que guardar silencio. Son los que yerran a destajo, pero quieren seguir en la dirección política. Son los que intentan seguir intentándolo a pesar de la desdicha de la cual son accionistas, y que intentan una y otra vez esa amalgama de falsa unidad, que ahora quieren llamar frente, pero con los mismos, con las mismas dudas, las mismas indefiniciones, la misma tragedia de estar unidos caballerosamente en el más brutal desacuerdo, que a veces silencian, pero no por eso cesan en el desmadre que provocan. El profesor Tulio Álvarez, colocó en su cuenta de Twitter la siguiente reflexión: “Peor que una respuesta inapropiada es el silencio ante una crisis brutal que coloca en riesgo a la sociedad. Recuerdo un aforismo quiritario que transmito a mis alumnos de derecho romano: “Magna negligentia, dolo est”. Hay culpas tan graves que solo pueden ser intencionadas”. No puede ser que estemos sometidos a la dictadura de un grupo autoreferencial que se paga y se da el vuelto, cuando no es que lo pide prestado.

¿Con estos bueyes hay que arar? Eso ya no es posible defenderlo en el plano de la realidad. El país se va por el despeñadero y tenemos al frente al equipo completo de Neville Chamberlain cerrándolo el paso a cualquier opción. Por esa vía estamos condenados al abismo sin fin. Pero volvamos a las lecciones de la historia. La situación del primer ministro es insostenible. Sus afanes pacifistas son ahora un lastre del que no pueden desentenderse. David Lloyd George, líder de la oposición argumenta la inminente necesidad de cambio: “No se trata de quienes son los amigos del primer ministro, sino de una cuestión mucho más importante. Nos ha pedido un sacrificio y la nación está dispuesta a hacer cualquier sacrificio siempre que haya un líder, mientras el gobierno muestre con claridad cuales son sus objetivos, mientras que la nación confíe en que aquellos que la dirigen lo están haciendo lo mejor posible”. Con ese discurso cayó el gobierno.

El 13 de mayo de 1940 Churchill solicitó a la Cámara de los Comunes un voto de confianza. En esa ocasión pronunció el histórico discurso donde dijo que no tenía nada que ofrecer salvo sangre, sudor, lágrimas y fatiga. Conviene leerlo una y otra vez. Sobre todo, los que se agotan en pedir a las demás propuestas, y explicitación de lo que hay que hacer. Algunos colaboran con el régimen cuando cierran toda discusión con esa cantaleta, que pretenden un infranqueable obstáculo contra todos los que criticamos el actual curso de acción. Quieren detalles que nadie puede dar. Churchill tampoco dio demasiados detalles. Repasemos ese discurso. “Me preguntan ¿cuál es nuestra política? Y yo les digo: combatir por mar, por tierra, por aire, con toda nuestra voluntad y con toda la fuerza que nos dé Dios; combatir contra una tiranía monstruosa, jamás superada en el catalogo lamentable y oscuro de crímenes humanos. Esa es nuestra política. Me preguntan: ¿Cuál es nuestro objetivo? Puedo responder con dos palabras: la victoria, la victoria a toda costa, la victoria a pesar del terror; la victoria por largo y difícil que sea el camino; porque sin victoria, no hay supervivencia”.

Llegado el momento, la realidad se impone. Se acabó el tiempo de la condescendencia, de la falta de propósito, de la improvisación y de la duda. Se acabó el tiempo de la indefinición y los fatales voluntaristas que creen posible la connivencia con el régimen. Se acabó el tiempo de los confundidos que pretenden participar en unas elecciones que no son elecciones. Se acabó el tiempo de los que hasta ahora han practicado el error, la condescendencia, el diálogo y la fatal permisividad. Son los tiempos para Churchill. Se agotó el tiempo del peligroso pacifismo.

victormaldonadoc@gmail.comEsta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

alt

Estas son las condiciones para recibir medicinas gratuitas a quienes las necesiten #19Feb

 

medicinas

Varias Organizaciones No Gubernamentales (ONG) están ofreciendo ayuda a los venezolanos para encontrar los medicamentos que no consiguen a causa de la grave escasez que hay en el país y ofrecen medicinas gratuitas a quienes las necesiten.

En ese sentido, Cáritas de Venezuela precisó que quienes necesiten algún medicamento gratuito deberá presentarse de lunes a viernes, de 8:30 am a 12:30 pm y de 1:30 pm a 4:00 pm, en la avenida Teherán, sede Conferencia Episcopal, urbanización Montalbán, municipio Libertador de Caracas, con la receta médica o en su defecto con el informe médico vigente y original y la cédula de identidad del paciente.

Por su parte, Codevida acotó que para hacer la solicitud de medicamentos gratuitos deberá cumplir los siguientes pasos: Hacer la petición a través del correo electrónico coalicionporlavida@gmail.com; @codevida por la red social Twitter o llamar al (0212) 9522009, si las medicinas están disponibles les responderán por la vía por la cual se comunicó.

Una vez que le informen que el medicamento está, la persona deberá llevar el récipe médico o informe médico vigente y la cédula de identidad. Las peticiones serán respondidas de lunes a viernes, en el horario de 9:00 am a 5:00 pm.

Asimismo, enfatizó que en la petición deberán escribir, preferiblemente, el nombre del genérico de la medicina, la cédula y el nombre del paciente, el nombre y el teléfono de la persona contacto encargada de retirar el medicamento.

La Fundación La Pastillita también ofrece medicamentos gratuitos a quienes lo necesiten. En este caso solicita lo siguiente: Llenar la planilla en la página web www.lapastillita.org.ve junto a el récipe médico, cédula de identidad y comprobante de depósito o transferencia.

La petición desde hacerse de lunes a viernes, en horario de oficina. Una vez que le verifiquen la existencia del insumo, deberá cancelar el importe por el envío por MRW (Bs. 15.5000) o Domesa (Bs. 15.300) para recibirlo en la oficina más cercana del solicitante. Tiene tres días para hacer el pago.

El número bancario para pagar el importe del envío es: Banco Nacional de Crédito (BNC), Cuenta Corriente, Número: 0191 0144 472100046279, A nombre: Fundación La Pastillita, Rif: J – 404522344.

 

Banco Bicentenario anunció monto que podrán retirar en efectivo los pensionados. #19feb

banco-bicentenario-1024x476

Dando cumplimiento a las instrucciones del Presidente Obrero, Nicolás Maduro, pensionadas y pensionados del Banco Bicentenario del Pueblo (BBDP), son atendidos continuamente de forma integral y priorizada al permitirles realizar el retiro único de efectivo por taquilla de Bs. 347.914,58 correspondientes al pago del mes de febrero de 2018, reseña Banco Bicentenario.

De igual forma, los abuelos de Patria pueden hacer uso de los canales electrónicos y realizar el pago de productos y servicios con su tarjeta de débito en cualquier establecimiento comercial, así como también podrán realizar retiro de efectivo en cualquiera de los cajeros automáticos dispuestos por la institución financiera.

Cabe destacar que el pago de pensión esta previsto el martes 20 del mes en curso y será activada la jornada de atención especial que se llevará a cabo desde las 7:00 a.m. hasta las 6:00 p.m. en más de 250 oficinas del país, en las que se dispone de espacios para los adultos mayores con condiciones óptimas en su estancia y tiempo de espera.

Bajo la gestión del presidente del Primer Banco Socialista de la Nación , Miguel Pérez Abad, se realizan de forma continua este tipo de operativos para atender a los más de un millón de pensionados y pensionadas que reciben el beneficio en esta entidad financiera, bajo una atención digna y priorizada, cumpliendo así con los lineamientos del Presidente de la República, Nicolás Maduro Moros.

“Murió el bolívar”: Revelan que en el BCV piensan en otra reconversión monetaria #19Feb

article-thumb

Caracas, 18 de febrero.- El diputado a la Asamblea Nacional (AN) por el partido Primero Justicia (PJ), José Guerra, alertó este domingo que “los genios que dirigen el Banco Central de Venezuela (BCV) están pensando en otra reconversión monetaria para volver a quitarle tres ceros al bolívar“.

En ese sentido, acotó a través de su cuenta en la red social Twitter que buscan hacer lo mismo que en el año 2007 y apuntó que así como se plantea, “va a fracasar de nuevo. Ha muerto el bolívar y lo procedente no es un cambio cosmético“.