la pregunta del siglo: ¿Y si no hay revocatorio, qué vamos hacer?

Validacion Los Ruices_23062016_15

18/10/2016

2016 | 2017 | ASAMBLEA | MADURO | MUD | REVOCATORIO |

A pesar de las banderillas insertadas y de la astucia del torero, el público sigue apoyando al toro. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) dio una nueva estocada al revocatorio a través de una sentencia que viola la Constitución y establece que la recolección del 20% de firmas, para activar el referendo revocatorio presidencial, es por estados y no nacional.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha advertido la estocada final: una orden del Poder Judicial que buscará “asesinar” al revocatorio. De ser así, el público no alzará los pañuelos blancos, ni el torero, a pesar de cortar rabo y oreja, saldrá en hombros.

Paradójicamente, las encuestas señalan que el apoyo popular lo tiene el toro, no en el torero. El último estudio de Datanálisis revela que 66,7% de los consultados están dispuestos a firmar la semana próxima para activar el referendo revocatorio y que en caso de que se recolecte el 20% de firmas necesarias para realizar la consulta electoral, 62,3% manifestó que votará por revocar a Maduro.

Este martes la presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, informó que las elecciones que corresponden a este año por Ley, es decir, las regionales, se harán a finales del primer semestre de 2017. Esto es una nueva amenaza al referéndum pues podría hacer suponer que el revocatorio tampoco será en 2016.

Dirigentes de oposición han advertido sobre los distintos escenarios que podrían presentarse de no haber referéndum.

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles, ha dicho que “cualquier cosa puede pasar si les roban a los venezolanos su derecho a decidir si quieren revocar la crisis o si quieren seguir como estamos”.

Considera que el revocatorio ha sido un catalizador de la crisis y de no darse podría haber un estallido social.

“En todo caso, nosotros nos preparamos para la Toma de Venezuela. Restituiremos el hilo constitucional con el pueblo en la calle”, ratificó. Esa convocatoria nacional sería una de las respuestas de la MUD. Incluso, el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús “Chúo” Torrealba, dijo que en esa ocasión, irán a “los centros de poder”.

Ramón Guillermo Aveledo, abogado y ex secretario ejecutivo de la MUD, expresó a El Estímulo que de no haber revocatorio, el país entraría en una “nueva fase de la crisis”.

Considera que los que están en el poder piensan que podrán manejar esa situación pero él “objetivamente” lo duda.

“En lo económico-social, la crisis seguirá expandiéndose y profundizándose, con más impacto en todos los sectores sociales. En lo político, se acentuaría la idea de que la política no provee soluciones sino problemas. Eso es bueno para la antipolítica de derecha o de izquierda, civil o militar, y negativo para la sociedad venezolana”, dijo.

El jurista añadió que le preocupan, especialmente, las múltiples y crecientes manifestaciones del hampa que caotizan la convivencia. Aveledo también sostuvo que, de no haber revocatorio, tanto el Gobierno como la oposición se verán afectados.

“La desconfianza en la ruta democrática, a la que parece apostar el Gobierno, sería muy peligrosa. Dañina en el corto plazo para la oposición, pero perjudicial para el país entero. Para la oposición, el reto es perseverar en ella con modos más imaginativos y sacar mejor provecho del escenario internacional, con coherencia que le ganen credibilidad”.

Por su parte el politólogo, Luis Salamanca, considera que el hecho de que la sentencia sea todavía una amenaza revela una “naturaleza del régimen, que no se puede llamar autoritario sino despótico”.

Argumentó que el despotismo es gobernar atropellando los derechos de los ciudadanos. “Si se concreta la sentencia, estaríamos entrando en la cancelación de la vía electoral”, coincide con Capriles.

“Desobediencia civil” 

Un sector de la alianza opositora, que es más radical, apela a la desobediencia cívica. Son los casos de algunos líderes de Voluntad Popular, como Freddy Guevara, quien dijo a El Estímulo hace algunas semanas, cuando la MUD respondió a las condiciones impuestas por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para el 20%, que la respuesta de la oposición de buscar recoger a nivel nacional y no estadal las firmas, es una aplicación del artículo 350. “Estamos desconociendo a las autoridades y decisiones que están violando a la Constitución”, argumentó.

Lilian Tintori, esposa del líder de VP, Leopoldo López, también aseguró que si el revocatorio no se hace este año, lo que procede es la desobediencia cívica. “El sábado le vamos a recordar al Gobierno que la recolección del 20% es nacional como dice la Constitución. Si no nos cumplen con el artículo 72 de la Constitución, vamos a otro artículo de nuestra Constitución que es la desobediencia civil (artículo 350)”, ahondó durante la convocatoria de algunas mujeres opositoras a marchar a la autopista el próximo sábado 22 de octubre.

Es la misma línea de la fundadora del partido, Vente Venezuela y exdiputada, se encuentra María Corina Machado, quien forma parte del grupo que llamó a la manifestación del sábado. Machado recientemente advirtió que, de no lograrse el referendo revocatorio presidencial en 2016, no apoyaría este proceso en 2017 y acotó que si Maduro niega esa vía constitucional, lo que el país debe hacer es proceder a la desobediencia cívica nacional. “Un Villa Rosa en toda Venezuela” fue su lema.

Un diálogo difícil

El último escenario sería que el diálogo entre el Gobierno y la oposición prospere para lograr una salida del Gobierno o de la crisis negociada. Hasta ahora, ese camino luce complicado porque el Ejecutivo responde cada vez más con más represión y mantiene la asfixia a la Asamblea Nacional, de mayoría opositora.

El viernes pasado el Presidente aprobó, con aval del TSJ, pero sin pasar por la Asamblea el Presupuesto Nacional 2017, lo que no solo resulta inconstitucional sino que es una clara estocada más a la oposición.

Por su parte, el psicólogo social, Axel Capriles, cree que la falta de referendo revocatorio este año tendría un efecto demoledor sobre el estado anímico de la sociedad venezolana y el liderazgo político de la oposición.

“La sociedad caerá en un estado de  depresión y frustración que para levantar nuevamente el ánimo de lucha tendrá que surgir un nuevo liderazgo más joven que pueda volver a dar fe a la población. El clima político se enrarecerá sobremanera y una situación social de fragilidad, pobreza extrema y anarquía dejará las llaves del destino de Venezuela en manos de  los militares. En la población se acentuará aceleradamente el éxodo que se ha venido acelerando en los últimos meses”, concluyó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s