Un 14 de diciembre nació la leyenda de los 47 ronin

Los 47 ronin

Los 47 ronin

El 14 de diciembre de 1702 (de acuerdo con el calendario antiguo; 30 de enero de 1703 según el calendario nuevo): en Japón los 47 ronin se matan por seppuku colectivo, por órdenes del shogun Ōishi Kuranosuke, para vengar la muerte de su amo.

El harakiri o seppuku forma parte imprescindible de la historia de los 47 rōnin. Suceso real a principios del período Edo, que posteriormente fue narrado en la obra literaria medieval más importante de Japón, e inmortalizada mediante el kabuki. La trama de la historia es la siguiente:

Dos daimyō, ‘señores feudales’, llamados Asano Takuminokami Naganori y Kira Kozukenosuke Yoshinaka se encontraban en la corte del shōgun y surgió una discusión, en la que Kira insultó a Asano, el cual desenvainó su wakizashi e hirió a Kira en la frente. Debido a que estaba prohibido desenfundar armas en la «gran casa» del shōgun, Asano fue condenado a cometer harakiri. Además, por tratarse de un delito muy grave, toda su familia fue expulsada de sus tierras. Sus criados se quedaron sin trabajo. Entre ellos, numerosos samuráis se convirtieron en rōnin, ‘guerreros sin señor’.

Este incidente fue considerado como una grave ofensa y por lo tanto se reunieron a deliberar si debían vengar a su amo matando a Kira. De todos los guerreros empleados del clan Asano, sólo se comprometieron a colaborar en la venganza unos 60, firmando con su sangre un documento. El resto se dispersó. Muchos de los guerreros que se habían comprometido, flaquearon y abandonaron su causa. Al final, tras dos años de muchas penurias, consiguieron completar los preparativos de la venganza. Una noche de diciembre, mientras caía una intensa nevada, los 47 rōnin restantes asaltaron la mansión de Kira y le ofrecieron cometer harakiri con la misma hoja que había usado su amo. Al negarse, fue decapitado, tras lo cual recogieron la cabeza y se dirigieron a ofrecerla en la tumba de su amo, que había sido enterrado en el templo budista Sengakuji.

Por este acto, los 47 rōnin fueron condenados por el shōgun a cometer harakiri como forma de restablecer su honor —debido al delito de asesinar a un daimyō— y fueron enterrados en el templo de Sengakuji junto a la tumba de su amo.

Se puede decir que, en realidad, quienes cometieron harakiri fueron 46 rōnin, ya que al matar a Kira, uno de ellos (Terasaka Kichiemon) regresó a su pueblo mandado por Oishi a contar lo sucedido a los familiares y se libró de la ejecución, muriendo años después de viejo. A su muerte, su cadáver fue trasladado al templo Sengakuji en Tokio y enterrado con sus compañeros.

Hay que tener en cuenta que estos samuráis pasaron dos años planificando la venganza de su amo, haciéndose pasar por borrachos, vagos, vagabundos e inclusive locos, rodeándose de lo que era peor visto por la sociedad puesto que, tras la muerte de su señor, el shōgun mandó que se les vigilase para evitar algún atentado a la vida de Kira. Tomando los guerreros esta actitud pretendían engañar a quienes les vigilaban.

Después de esos dos años, los enviados del shōgun reportaron lo sucedido y la vigilancia fue retirada, siendo esta la oportunidad que los rōnin esperaban para vengar a su daimyō, como previamente se menciona.

Esta historia fue llevada al cine en 1962 por el director Hiroshi Inagaki con la actuación del actor Toshiro Mifune. En el año 2013 la productora Universal Pictures la adaptó de una forma mas ‘libre’ dirigida por el director Carl Erik Rinsch bajo el nombre de La Leyenda del samurái (47 ronin).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s