Se espesa el guiso de sobornos a @PDVSA por US$1.000 millones

snipimage

Solo estamos a principios del nuevo año pero ¡las noticias de los guisos rojos del gobierno venezolano siguen con plena vigencia! No sorprende que uno de los casos más recientes tenga que ver con la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), una fuente aparentemente interminable de corrupción y criminalidad…

A penas comienza el 2017, y ya cayeron dos rojos más en una “información criminal” presentada a principios de enero en el Tribunal Federal de Houston, Texas. Los venezolanos Charles Quintard Beech III y Juan José Hernández Comerma fueron acusados por la Fiscalía de EE.UU. de participar en un esquema de pagarles sobornos a funcionarios de PDVSA con el fin de ganar las licitaciones de la estatal y obtener lucrativos contratos en el sector energético. Según los reportajes mediáticos, los incriminados son de Maracaibo y guardan muy buenas relaciones con altas personalidades del PSUV, incluyendo el ex embajador de Venezuela en la OEA, Roy Chaderton Matos; la hija del ex presidente Chávez, María Gabriela Chávez; el defensor del Pueblo, Tarek William Saab; y el magistrado de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, Calixto Ortega.

snipimage

En el expediente de Beech también se menciona a dos individuos: Alfonzo Eliezer Gravina Muñoz –un extrabajador venezolano de Bariven, filial de PDVSA, quien reside en Houston– y un Oficial “G” de PDVSA, cuya identidad “es conocida por el Gobierno de EE.UU”. Según los documentos, en agosto de 2012, Beech aseguró que US$ 132.240,32 se transfirieran desde una cuenta bancaria estadounidense a nombre de una compañía propiedad de Beech, hacia una cuenta bancaria suiza a nombre de una empresa controlada por el funcionario “G” de la petrolera, a cambio de que el asistente éste último le diera prioridad a empresas de Beech.

Además, según los medios de comunicación, Beech cuenta con dos propiedades en el estado de Texas, la primera valorada en más de 1,2 millones de dólares, situada en la exclusiva zona de la ciudad de Katy, y la segunda valorada en cerca de un tercio de millón de dólares. Por si esto fuera poco, también es dueño de cuatro vehículos, entre ellos un Porche 911 y un Mercedes Benz.

snipimage

snipimage

 

Por su parte, Hernández Comermam presenta las mismas acusaciones que Beech, de conspiración por violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) de los Estados Unidos. Según los reportajes de investigación, el zuliano vive en el condado de Broward al sur del estado de Florida, y es presidente de una empresa llamada Vibranet Industrial Supply, registrada en la ciudad de Miami. Fuentes de PDVSA además han dicho que contaba con contactos de ejecutivos de PDVSA y del Ministerio de Energía y Petróleo de la gestión de Rafael Ramírez.

En los documentos legales sobre Comerma, aparecen los nombres de Abraham Shiera, Moisés Millán (socio de Shiera), Roberto Rincón, Alfonzo Eliezer Gravina y un llamado Oficial “D”. Según los documentos, “Hernández era trabajador de Abraham Shiera en la llamada Compañía 3 y luego adquirió el 17% de las acciones de esta empresa. Conspiró con Shiera, Rincón, Millán y otros para cometer ofensas contra EE.UU. al usar el comercio interestatal y el correo para acordar pagos de sobornos a los funcionarios de PDVSA”.

Estos últimos arrestos relacionados a la corrupción en PDVSA se suman a los ocurridos en marzo y junio de este año, cuando los empresarios venezolanos Roberto Rincón y Abraham José Shiera, respectivamente, se declararon culpables de cargos derivados de una investigación realizada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos respecto a los sobornos recibidos dentro de PDVSA. La acusación sostenía que cinco funcionarios de la petrolera recibieron cientos de miles de dólares en sobornos hechos a través de transferencias electrónicas, pagos de hipotecas, boletos de avión y, en un caso, botellas de whisky.

De los mil millones de dólares ligados a esta trama corrupta que se dio entre el 2009 y el 2014, 750 millones están vinculados solamente a Rincón, quien fue el presidente de la empresa Tradequip Services & Marine, con sede en Texas, y quien, según los medios de comunicación, es amigo de Hugo Carvajal, exdirector de la inteligencia militar venezolana, reclamado por los EE.UU. por delitos de narcotráfico relacionados con las FARC. Shiera, gerente de Vertix Instrumentos, también participó en el esquema.

Aparentemente, estos dos patriotas que colaboraron tanto con la supuesta “vanguardia de la revolución bolivariana” también poseen un particular gusto por la buena vida del imperio, pues Shiera residía en Coral Gables, un suburbio rico de Miami, Florida, y Rincón vivía en una mansión de US$5 millones en The Woodlands, en el área metropolitana de Houston, Texas. Por su parte, PDVSA ha calificado todas estas acusaciones en su contra como una “campaña de desprestigio internacional”…

Con tanto escándalo, se siente como si se plantearan más preguntas que respuestas: ¿Quiénes son los cinco funcionarios de PDVSA que recibieron los sobornos? ¿Cuántos de ellos todavía trabajan para la petrolera y dentro de la administración de Maduro? ¿Cuáles otros boliburgueses conocidos están involucrados? Esperamos con ansiedad la información por venir y la justicia legal que la acompaña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s