Sin divisas otra vez, pone en jaque la “solución para el @metro_caracas ”

 Sumarium - Falta de asignación de divisas pone en jaque la

Crédito: Sumarium

(Caracas, Venezuela).- El Metro de Caracas es, sin duda, el mejor medio de transporte para que los ciudadanos puedan movilizarse por la ciudad rápidamente, evadiendo el tráfico. No obstante, los usuarios del sistema deben enfrentar otras realidades, como la inseguridad y, ahora con más notoriedad, el desmejoramiento del servicio y la decadencia de cada una de las estaciones que conforman el sistema.

Dentro de todas las condiciones inadecuadas, la más evidente es el deterioro de las escaleras mecánicas, que suelen ser importantes sobre todo, para las personas de la tercera edad, discapacitados o personas que padecen de algún tipo de enfermedad.

El equipo de Sumarium realizó un recorrido desde Palo Verde hasta Propatria y pudo constatar que son muy pocas las escaleras mecánicas que se encuentran en funcionamiento, por lo tanto, la movilización suele ser más engorrosa.

Un trabajador de la referida empresa estatal que pidió ser no identificado y que llamaremos “1”, debido a que corre el riesgo de ser botado de su trabajo, declaró para nuestro portal que “no hay repuestos” para reparar las escaleras mecánicas.

¿NO HAY DIVISAS?

“No hay repuestos. Eso es importado, se compra en dólares y no hay dólares”, declaración que fue respaldada por otros trabajadores consultados. Refirió que “ni siquiera por ser una empresa del Estado hay divisas” para adquirir los equipos. “Es que el privado se mueve, consigue sus dólares y compran”.

Sin embargo, el presidente Nicolás Maduro aseguró en el 2013 que los trabajadores del Metro de Caracas fabricarían partes y piezas, mediante “de todos los repuestos” del sistema “para ahorrar millones” en divisas; prototipos de torniquetes, gomas de los pasamanos, conductores eléctricos, repuestos de escaleras mecánicas y empacaduras son algunos de ellos. Todo esto, a través del Programa de Sustitución de Importaciones.

 

El para ese entonces presidente del subterráneo, Haiman El Troudi, precisó que dependían “casi en un 90%” de las importaciones. Y al parecer, nada ha cambiado cuatro años después, puesto que, al parecer, aún existe la dependencia de las importaciones, al menos en la mayoría de los repuestos.

Cabe resaltar que en el año 2016, en medio de la crisis económica, el Gobierno nacional aprobó, por ejemplo, más de dos millones de dólares en el Festival Suena Caracas.

“Yo no soy chavista y la mayoría de aquí ninguno”, declaró el trabajador “1”. Alertó que “hay personas radicales” y que si veían a los periodistas de Sumarium.com realizando el trabajo de investigación llamarían a los militares “porque son radicales”. “Aquí todos los que hablan en contra los botan pal coño”.

En relación a los retrasos que se originan en el metro, asegura que no hay personal: “¿quién va a mover los trenes?”; al tiempo que aclaró que esto no se debe a que a los trabajadores no les pagan: “Es mentira que no se nos esté pagando, jamás en la vida aquí nos han dejado de pagar”.

“METROBODEGAS” Y PEDIGÜEÑOS HACEN DE LAS SUYAS

Las condiciones del Metro de Caracas son evidentes para cualquier usuario, al igual que las llamadas “metrobodegas” y “pedigüeños” que se suben a las unidades a pedir y a ofrecer los dulces y chucherías.

El pasado 24 de enero se realizó el despliegue de 1.100 efectivos para “reforzar la seguridad en todo el sistema” y evitar la mendicidad y buhonería, según informó el ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz Néstor Reverol, pero hasta los momentos la medida no ha dado considerables resultados.

Los vendedores y pedigüeños hacen de las suyas y logran ingresar al sistema, pese a que algunos funcionarios policiales y militares se encontraban realizando sus trabajos de vigilancia.

“SE NOS FUE EL PAÍS, SE NOS FUE”

María Prieto, una usuaria, mostró su descontento con la situación que se vive actualmente en el subterráneo. “Esto de verdad que no se compara con los tiempos de antes”, dijo. “No hay seguridad, no hay escaleras, hay sucio el metro huele a orine, a basura a heces”, detalló.

Prieto, quien es oriunda de Propatria y aún reside allí, aseguró que antes había supervisores que se encargaban de verificar el bienestar de los usuarios y de que las condiciones del sistema fueran óptimas. Sin embargo, lamentó que en la actualidad no sea así y “no se haga un mantenimiento correcto”.

La usuaria, quien es incapacitada y tiene una válvula y dos marcapasos, recordó la crisis que vive Venezuela: tengo 4 hijas profesionales, todas, 40 años casada y quiero a mí país. No quisiera verlas lejos, pero van a tener que irse si sigue la situación así. “Se nos fue el país, se nos fue”.

 

SINCERAR LOS PRECIOS

Otra trabajadora del Metro de Caracas, de quien resguardaremos su identidad y llamaremos “2”, apuntó que uno de los motivos de la decadencia del sistema es que “no hay una buena administración. No hay recursos”.

El costo de los boletos “es muy económico, hay que sincerar los precios”, agregó la trabajadora “2”. “Esto es muy barato, pero bueno, pongan algo que cueste un poquito más y acomódenlo”, pidió María Prieto.

En relación a los boletos Multiabono, que estuvieron desaparecidos por un tiempo, la trabajadora detalló que “no había papel”, pero que “ya están saliendo”.

“ESTÁ LIBRE, PASA”

El mal estado de los torniquetes para ingresar es otra realidad, muchos están dañados y se encuentran “libres”. Usuarios hacen uso del servicio sin siquiera pagar el boleto más económico, que cuesta Bs. 4. Aunado a ello, hay casetas que se encuentran completamente vacías, ya que no hay trabajadores que atiendan al público ni exijan a los usuarios el pago del pasaje.

Esto se debe a la “falta de personal, han renunciado o se han ido del país. Algunos se han ido para otras empresas porque aquí trabajamos los 365 días y ganamos un poquito más del sueldo mínimo, entonces prefieren irse para otro lado en donde trabajen menos y les paguen igual”, apuntó un trabajador al que enumeraremos “3”.

“Está libre, pasa”, es lo que se escucha mientras hacen la cola para bajar al andén en donde esperarán al tren.
“3” explicó a Sumarium que “ahorita se están cambiando y se están realizando pruebas piloto”, pero que este proceso de lleva su tiempo.

NUEVAS ESCALERAS MECÁNICAS

En el recorrido constatamos que en algunas estaciones, como Plaza Sucre, se han instalado nuevas escaleras mecánicas, pero el proceso se tomaría de dos a tres meses, estimó el trabajador “3”.

“Antes esto no estaba así, antes se hacía el mantenimiento en el metro y los vagones viejos se la pasaban limpios”, recordó Alberto Evie, un usuario que viaja con frecuencia en el metro.

“LA GRAN SOLUCIÓN PARA CARACAS”

Tras su inauguración en 1983, hace 34 años, el Metro de Caracas era considerado como uno de los sistemas que mejor servicio ofrecían a sus usuarios en el mundo. “La gran solución para Caracas” fue el eslogan que lo identificó por mucho tiempo, pero hoy la realidad es otra.

Además, al problema de la inseguridad constante, del mal estado de las escaleras mecánicas y torniquetes, de los pedigüeños y la buhonería, también se le suma que las estaciones, en su mayoría, tienen poca iluminación, la suciedad de las instalaciones, los espacios en donde se encontraban las escaleras mecánicas en proceso de reparación se han convertido en un basurero, el piso se encuentra en mal estado, hay olores nauseabundos y son muchos los trenes que se encuentran dañados.

Crédito: Estación Colegio de Ingenieros. Foto: Alex Urbina/Sumarum.

Crédito: Estación Los Cortijos. Álex Urbina/Sumarium.

Crédito: Estación Plaza Sucre. Foto: Alex Urbina/Sumarium.

Crédito: Estación Plaza Venezuela. Foto: Alex Urbina/Sumarium.

Crédito: Estación Ciudad Universitaria. Foto: Alex Urbina/Sumarium.

Crédito: Estación Chacaito. Foto: Alex Urbina/Sumarium.

Crédito: Estación Chacaito. Foto: Alex Urbina/Sumarium.

Crédito: Los Dos Caminos. Foto: Alex Urbina/Sumarium.

Crédito: Estación Los Dos Caminos. Foto: Alex Urbina/Sumarium.

Crédito: Estación Los Dos Caminos. Foto: Alex Urbina/Sumarium.

Crédito: Estación Los Cortijos. Foto: Alex Urbina/Sumarium.

Crédito: Estación Miranda. Foto: Alex Urbina/Sumarium.

Crédito: Estación Miranda. Foto: Alex Urbina/Sumarium.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s