La “trácala y guiso” del carnet de la patria que esconde el chavismo

El carnet de la patria, un mecanismo del control político con el cual el Gobierno, con recursos del Estado, reorganiza a la militancia del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

Sobre el último invento de Nicolás Maduro, y que ha activado con la escusa de “afianzar” el sistema de protección social del país, circuló en días recientes por las redes sociales que se trataba de una maniobra para inscribir a los beneficiarios en la tolda de Gobierno y así impedir que estos ciudadanos participaran en la legitimación de los partidos políticos exigida por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Venezuela al Día contactó a una beneficiaria de lo que muchos han calificado como una copia de la libreta de racionamiento cubana, y pudo constatar que al escanear el código QR de la tarjeta plástica, el mismo redirige a la página web carnetdelapatria.gob.ve, donde almacenan los datos pormenorizados de cada uno de los “patriotas” inscritos, en lo que a ayudas por parte del Estado y militancia política-partidista se refiere.

A pesar de ser falso que militar en el Psuv está entre los requisitos para ser portador de lo que otros han tildado como el “carnet del hambre”, el mismo incluye entre su información una sección especial para la esta tolda política, en la cual se destaca si forma parte de la misma, así como el nivel de estructura o de militancia a la cual pertenece el ciudadano.

Así mismo en el registro de patriotas del “Sistema de Misiones Hugo Chávez”, se establece si el beneficiario del carnet posee vivienda de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), forma parte de alguna organización de poder popular (comunas o consejos comunales), o si está involucrado en el proceso de distribución de alimentos a través de los Claps.

Inconstitucional

Siguen ligando peras con manzanas. El hecho de involucrar el tema de militancia hace al carnet de la patria un mecanismo inconstitucional, debido a que viola el artículo 67 de la Carta Magna, que establece que “Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de asociarse con fines políticos mediante métodos democráticos de organización, funcionamiento y dirección”.

“Es violatorio de la Ley desde el momento mismo que involucra a la juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela a hacer el trabajo que debería corresponder a la Oficina Nacional de Identidad y Extranjería”, asevera el constitucionalista Manuel Rojas Pérez.

Sistema de identidad de paralelo para someter a los venezolanos

“Todo hombre y mujer que cree en la revolución debe venir a censarse para que el Gobierno haga un cruce de todas las misiones que tengamos y saber quién aún está excluido porque esta es una revolución de inclusión”, declaró, en enero, el coordinador nacional de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) Freddy Bernal.

Sobre lo que define como un sistema de identidad de paralelo, el psicólogo social, Axel Capriles, asevera que con esto el Gobierno busca establecer un mecanismo de dependencia que impacte en la psicología colectiva como forma de sumisión.

El experto venezolano, en conversación exclusiva con Venezuela Al Día, desde Madrid, subraya que “más allá de los beneficios a que de acceso el carnet de la patria, y por ende la aceptación implícita del Socialismo del Siglo XXI, el solo anuncio de que estará asociado al funcionamiento de los Clap y que se extenderá al sector educativo y centros de salud; lo convierte en un mecanismo de segregación y control”.

Haciendo énfasis en que no descarta que se termine convirtiendo en una “cartilla de racionamiento”, Capriles recalca que el hambre es el principal arma para el control y dominación. “El comunismo se enfocó en el control del sistema económico porque no hay nada más efectivo para el encadenado de la población que mantenerla en constante estado de supervivencia. El eje psicológico de exclusión-pertenencia, la manipulación de los faros de identidad, son pieza básica en la psicología y dominio de masas”, detalla al respecto.

¿Presión para evitar retaliaciones políticas?

Con un gobierno que durante 18 años no ha dado puntada sin dedal, no parece ser descartable el hecho de que el carnet de la patria se trate de una técnica para mantener a todas las ovejas dentro de su corral y a la hora de llamar a elecciones, como corresponde por mandato constitucional este año, tener más aceitada a la militancia.

También podría, como se ha advertido, servir como mecanismo de presión para evitar que sus “seguidores” terminen validando al resto de los partidos que hoy dependen de un hilo para continuar al margen de la ley. Amanecerá y veremos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s