La retirada diplomática masiva en Venezuela causante por la corruptela de 17 años

En Venezuela se rompió el orden constitucional -al menos por tres días-, y la mayoría de los países de la región se pronunció al respecto, enviando un comunicado en rechazo a las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que retiraban las competencias de
la Asamblea Nacional (AN), haciéndose cargo la Sala Constitucional del máximo ente judicial.

Argentina, Brasil, EEUU, Canadá, Panamá y México fueron algunos de los Estados que manifestaron su preocupación por el nuevo ataque perpetrado contra el Parlamento, electo popularmente. El más fuerte de los pronunciamientos lo hizo Perú, que decidió retirar a su embajador por considerar de “arbitraria medida que violenta el Estado de Derecho y constituye una ruptura del orden constitucional y democrático”.

Otros casos, como el de Colombia que llamó a su embajador para que informe sobre la situación del país hermano asoman la posibilidad de que el resto de las naciones se sume a la postura de Perú y se presente una retirada diplomática masiva.

Las implicaciones que trae con si esta radical decisión del rompimiento de relaciones unilateral o bilateralmente, afecta en primer lugar a los ciudadanos del país retirado.

Estatus de extranjeros sin embajador

Cuando se trata de un gobierno que rompe relaciones con otro por decisión propia, los ciudadanos de ese país residentes en donde fue retirado el embajador son los más afectados, pues su situación migratoria se complica si deben requerir algún trámite como visas o cualquier otro documento que les permita ingresar o salir del país.

De no requerirse estos documentos, podrán continuar en total normalidad. Sin embargo, es posible que al dejar o ingresar al país sean tratados de forma discriminatoria.

En estos casos, usualmente se aplica el nombramiento de un tercer país para que se haga cargo de todos los asuntos, entre ellos actividades comerciales y trámites migratorios, ya sea para ciudadanos turistas o que se encuentren en el lugar por trabajo.

Estos ciudadanos deberán recurrir a la embajada del tercer país, claro que estos asuntos consulares podrían tardar más de lo normal.

Casos similares

En Venezuela, se han presentado numerosas veces tanto expulsiones de funcionarios como la retirada de ellos. Igualmente, el país sudamericano ha retirado a sus embajadores de países donde han considerado se arremetido contra la democracia, generándose un “golpe de Estado”.

Cuando en agosto de 2016, se dio el “impeachment” en Brasil contra la presidenta de entonces, Dilma Rousseff, Venezuela junto a Bolivia y Ecuador decidieron retirar a sus embajadores “en resguardo de la legalidad internacional y solidaria con el pueblo de Brasil”.

Asimismo, sucedió en 2012, cuando fue destituido por el Senado el presidente paraguayo Fernando Lugo desatando una ola de críticas por parte de los mandatarios de la región -incluyendo Venezuela-, que decidieron retirar a sus embajadores de las sedes diplomáticas.

En 2009, los presidentes de izquierda de América Latina, entre ellos Hugo Chávez anunciaron el retiro de sus embajadores en Honduras tras el derrocamiento de Manuel Zelaya. Ecuador, Nicaragua y Bolivia solicitaron así al resto de los Estados aplicar la misma carta diplomática.

Así como estos, otros tantos casos en el mundo han protagonizado los rompimientos en conjunto de relaciones diplomáticas, por considerar el quiebre del orden democrático, lo que se presenta actualmente en Venezuela, a la espera de cualquier decisión nacional o internacional que ponga fin a la crisis política y social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s