¡Millones de dólares! La inversión del Gobierno de Maduro para reprimir a sus opositores

article-thumb

Caracas, 24 de abril.- A pesar de que la crisis económica en la que está sumida el país ha obligado al Gobierno venezolano a reducir la compra de armamento para “reforzar” el arsenal militar de la nación, se continúan invirtiendo miles de dólares anualmente en la adquisición de armas bélicas.

El mayor comprador de armas

De acuerdo con el último informe emitido por el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (Sipri), Venezuela fue el país de Latinoamérica que invirtió más dinero en armamento militar en 2015, y se posicionó en el puesto número 18 entre los países del mundo que más compran armas militares, realizando una inversión total de 162 millones de dólares solo en ese año, de los cuales se registraron USD 133 millones en vehículos armados, USD 14 millones en artillería, USD 11 millones en aviones de guerra y USD 4 millones en barcos.

Asimismo, el análisis detalló que desde el año 1999 hasta el año 2015, Venezuela invirtió un total de USD 5.6 millardos en la compra de equipamiento militar, siendo sus principal vendedor, Rusia, quien recibió 4.005 millones de dólares por la compra, luego China con 597 millones de dólares y después, España con 290 millones de dólares.

China, el mayor proveedor

Sin embargo, desde el año 2010, China superó a Rusia como vendedor principal, siendo en 2015, el primer proveedor de armas a Venezuela, totalizando 147 millones de dólares en ese año, mientras que Estados Unidos de América recibió el segundo lugar con USD 6 millones, Austria el tercer puesto con USD 5 millones y  Holanda, en el último peldaño, con USD 4 millones.  A pesar de esto, Venezuela sigue siendo el país que más compra armas a Rusia en toda la región de América Latina, invirtiendo un total de 11 millones de dólares en las contrataciones realizadas en el año 2013, según reveló Rosoboronexport, la mayor empresa rusa exportadora de armas.

En este sentido, el pasado mes de diciembre, Maduro anunció la compra de más equipamiento militar a Rusia, y aunque no especificó el monto del convenio, aseguró que los productos adquiridos eran los más tecnológicos y modernos del mundo para combatir a los “enemigos” y mantener la paz territorial, la cual se vio “alterada” días anteriores por disturbios ocasionados en varias regiones del país a causa de la escasez de los billetes de Bs. 100.

Equipos antimotín para “defender la paz”

Pero no es la primera vez que el líder del bloque chavista, hace inversiones de este tipo, puesto que, según el más reciente informe de Control Ciudadano, durante 2014 y 2015, Venezuela adquirió la mayor cantidad de equipos antimotín destinados a la Guardia Nacional, con el fin de reprimir las protestas que se llevaron a cabo entonces. Asimismo, hace pocos días, Maduro volvió a informar que invertiría en el armamento de 500 mil milicianos adscritos a la Fuerza Armada Nacional, los cuales, serán dotados con fusiles, para “defender la paz, la soberanía e independencia de la Patria”. La adquisición de este armamento, supondría un gasto a la Nación de 144 y 181 millones de dólares, con los que se podrían comprar más de 4 millones de cajas de alimentos para distribuir a través de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

No obstante, de acuerdo con los datos aportados por el gobernador de Miranda, Henrique Capriles Randonski, por cada 300 bombas lacrimógenas que acciona un funcionario de los cuerpos de seguridad del Estado en una jornada de protestas, se estarían invirtiendo alrededor de 10 millones de bolívares, con los que se podrían alimentar a 1000 familias venezolanas con las cajas Clap.

Sin embargo, a pesar de que el Gobierno redujo los gastos para la compra de armas militares en un 90% en el periodo 2015-2016, debido a la fuerte crisis económica que atraviesa el país, los planes de armar a las fuerzas militares para “defender la paz”, no han cesado, y contrariamente al año 2015, en 2016 las adquisiciones aumentaron en un 5%.

El Jefe de Estado venezolano, cada vez cuenta con mayor repudio social, posicionándose como líder en tan solo un 20% de la población, y así como las protestas se proliferan en el territorio nacional, las represiones también, y son el pan de cada día de quienes salen a luchar por sus derechos, y que por ironías de la vida, son atacados con municiones que le cuestan al Gobierno 50 veces más que pagar un salario mínimo mensual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s