El “invierno en Ucrania” y la “resistencia” del caribe venezolano

VENEZUELA-CRISIS-OPPOSITION-PROTEST

29/05/2017

CRISIS EN VENEZUELA | INVIERNO | UCRANIA | WINTER ON FIRE |

Caracas y Kiev están separadas por más de 9.600 kilómetros en línea recta (si Google no se equivoca ), aunque en algunos noticieros de TV y en un documental de Netflix parecen unirse en una misma pantalla. Las imágenes se asemejan pero las revueltas populares contra dos gobiernos con vocación de perpetuidad se escriben con guiones, actores y escenarios totalmente distintos, advierten analistas consultados por El Estímulo.

 Para entender lo que pasa hay que comenzar por el final: Venezuela no es Ucrania, y viceversa. Son dos países con una historia y una cultura distinta, donde lo similar es que una oposición se lanzó a las calles contra dos poderes al que acusan de orquestar salvajes represiones:  Viktor F. Yanukovich en Ucrania y Nicolás Maduro en Venezuela.

La revuelta en Ucrania, conocida como Euromaidán, que toma su nombre porque los manifestantes se apostaron en la Plaza de la Independencia (mejor conocida como Maidán) de Kiev, tardó 93 días (entre 2013 y 2014) para remover a Yanukovich. Maduro se sostiene tras 59 días de protestas opositoras en la que 61 personas han perdido la vida, según datos oficiales.

Para un lector desprevenido, las plazas de Kiev y Altamira pueden ser las mismas, así como la calle Institutskaya y la autopista Francisco Fajardo. Jóvenes enmascarados que lanzan piedras y bombas molotov contra fuerzas antimotines armadas hasta los dientes que se mueven entre el gas tóxico de la lacrimógena y el humo de cauchos quemados. Pero esos elementos visuales similares cuentan una narrativa distinta.

Anastasia Taylor-Lind, una fotógrafa inglesa que montó un improvisado estudio en Kiev entre  las barricadas durante aquellas manifestaciones, se percató de cómo las imágenes en los estallidos sociales se repiten.

Narró a El Estímulo, que por esta razón y para quitar los “elementos visuales dramáticos”, así contar las historias de los ciudadanos, optó por el retrato con fondo negro (tela que montó entre los escombros que bloqueaban los acceso a la Plaza de la Independencia).

“Oleg, Vasiliy y Maxim eran hombres comunes con vidas ordinarias en pueblos ordinarios”, explicó la fotógrafa en una ponencia de TED en 2014 mientras se mostraban sus imágenes en las que aparecen como guerreros, vestidos con chalecos, cascos y chaquetas oscuras o con tela militar.

Anastasia

Foto: Anastasia Taylor-Lind

La teoría de Taylor-Lind sobre los elementos dramáticos visuales que se repiten en momentos de revueltas tiene eco en Venezuela. Por ello mismo, hacer paralelismos de ambos países es inevitable y el documental Winter on Fire (Invierno incendiado, traducción no oficial) sobre Ucrania, está en boca de muchos venezolanos que comparan la rebelión que expulsó a Yanukovich del poder con las protestas que han tomado el país.

Hace dos semanas el rodaje de Netflix, dirigido por Evgeny Afineevsky, fue proyectado en una de las plazas de Caracas. Los chicos, con los rostros tapados con franelas, de la llamada “resistencia”, se acercaban a la pantalla dispuesta para verlo. Asimismo, este domingo se hizo un cine foro de esa película en el Trasnocho Cultural. Aún así, las similitudes son pocas.

Lo que no es

 

Olga Tamovska, una consultora ucraniana del periódico Sedgodnya, analiza que en la nación latinoamericana se trata de la protesta de una mayoría contra la cúpula chavista. “Es muy distinta la situación en Venezuela porque en Ucrania se estaba en guerra con Rusia”, reflexiona.

Tamovska, quien vivió largos períodos en países latinoamericanos, sostiene que el conflicto en Venezuela es una “cosa interna y en Ucrania era provocado por algo externo”.

Por su parte, el periodista y analista Álvaro Vargas Llosa comparte solo la mitad de esta opinión. Considera que ambos conflictos tienen un drama común: la subordinación a un polo de referencia extranjero. Mientras que en el caso de Ucrania, se trata de la poderosa Rusia. En lo que atañe a Venezuela, la influencia viene de la pequeña pero decisiva Cuba.

A su vez, Tamovska, quien escribe columnas en la plataforma de uno de los canales más importantes de Ucrania (TSN), apunta que las imágenes en Winter on Fire muestran que Yanukovich sale por la presión en las calles, la misma estrategia que cumple la oposición venezolana contra Maduro, pero afirma que toda la revuelta en la nación “era un proyecto político de Rusia”.

260517 Marcha Proceres Andrea Hernandez /EL ESTÍMULO

Foto: Andrea Hernández | El Estímulo (Venezuela)

La gente tomó las calles -acción que según el documental terminó de “aniquilar” a Yanukovich- debido a tres factores principales: el descontento popular contra la policía del Estado, acusada de violar los derechos humanos; la golpeada imagen que tenía el Presidente, quien fue acusado de volver al poder –tras la llamada Revolución Naranja (2004-2005)- mediante un fraude electoral y el rechazo del mandatario al acuerdo comercial con la Unión Europea. Esta última razón, fue la que tomó más fuerza en la opinión pública nacional e internacional.

Otra de las disparidades entre Venezuela y Ucrania, es que los manifestantes en el país al borde del mar negro podían movilizarse -aunque muchas veces eran atacados por la Policía- hacia los poderes públicos, algo que es vedado en el caso venezolano. Incluso en la Revolución Naranja se apostaron por días ante el Parlamento.

Las manifestaciones en Venezuela no han podido llegar al centro. Se ha creado una especie de “muro de Berlín” imaginario gracias a los bloqueos por parte de las fuerzas de seguridad del Estado entre el este y el oeste de la ciudad. En Ucrania, durante las protestas Euromaidán, un gran grupo de manifestantes se mudó durante los más de 90 días a la plaza central de la capital, aunque los funcionarios del Estado el 18 de febrero intentaron desalojar a los manifestantes por la fuerza de la Plaza de la Independencia. Al día siguiente, había el doble de personas protestando.

290517 Marcha Foto Felipe Rotjes/EL ESTÍMULO

Foto: Felipe Rotjes | El Estímulo (Venezuela)

Entre héroes y villanos

 

Como en todo conflicto, hay protagonistas. Héroes, líderes en desgracia, judas y villanos. Símbolos de una rebelión que en el caso venezolano y ucraniano están identificados. De la oposición en Ucrania destacaban Yulia Timoshenko y el boxeador y campeón mundial de los pesos pesados, Vitali Klitschkó. Algunos venezolanos han llegado a comparar a Leopoldo López, fundador del partido Voluntad Popular sentenciado a casi 15 años de cárcel en un cuestionado juicio, con Timoshenko. Ella fue presa en 2011 y condenada a siete años de cárcel.

La “Juana de Arco de la Revolución Naranja” no goza de la popularidad con la que cuenta el preso político venezolano que encabeza muchas encuestas en el país suramericano. Además, Timoshenko estuvo en la cárcel por presunta corrupción, razón por la cual, Tamovska añade: “El mismo día que Timoshenko salió de prisión quedó evidenciado que no la querían”.

El movimiento opositor ucraniano fue espontáneo de la gente. Lo iniciaron 300 estudiantes. En Venezuela la presión en las calles está encabezada -todavía- por dirigentes que hacen llamados a través de redes sociales. Henrique Capriles, gobernador de Miranda, y el diputado Freddy Guevara, son dos de las cabezas visibles de este movimiento.

“Como había tanta tensión popular, los líderes opositores aprovecharon para tener a millones de personas delante pero la gente no les daba ningún valor”, acota la analista sobre el país ubicado al este de Europa.

Asimismo, los principales “guerreros” de esa batalla terminaron siendo, sobre todo, hombres. En el caso de Venezuela es una sociedad civil donde hay de todas las edades y sexos.

060517 Marcha Mujeres Rostros Andrea Hernandez

Foto: Andrea Hernández (Venezuela)

Los íconos de la “batalla”

 

Unas de las comparaciones obvias son los manifestantes y cómo se organizan. Anastasia Taylor-Lind contó en la misma ponencia a TED que los trajes de las personas eran uniformes improvisados hechos con equipo militar decomisado, incluso con trofeos robados a la policía.

Taylor-Lind quien llegó a Kiev el 1 de febrero 2014, relata cómo “se preparaban para la batalla almacenando armas caseras, y produciendo en serie chalecos antibalas improvisados”. En eso hay una similitud, ya que en Venezuela, los manifestantes apertrechados con un arsenal casero de escudos, mascarás antigas hechas con botellas de agua y escudos protectores hechos con retazos de alfombra se observan en las zonas de conflicto.

19052017 Protesta San Antonio AH-3

Foto: Andrea Hernández (San Antonio, Miranda -Venezuela-)

“La organización no era tan buena pero eran muchos. Y se echaban a morir”, dijo un periodista (al que para esta edición llamaremos ‘reportero anónimo’) que cubrió el conflicto ucraniano quien añadió que con el carnet de prensa la policía permitía hacer la cobertura en ambos lados de la línea de fuego. Pero cuando comenzaban los disparos, “no importaba quien eras y podías salir golpeado”, añade.

El mismo reportero comenta que las grandes concentraciones opositoras en Ucrania eran los fines de semana. En la semana, muchos se quedaban en la Maidán pero era gente que se había dedicado a “liberar” el país, acota.

Desde mucho antes…

 

Otra desigualdad fundamental es que el conflicto en Ucrania tiene antecedentes históricos. Está en vilo desde que se creó la nación tras la disolución de la Unión Soviética en 1991. Las diferencias internas son incluso de identidad. Se trata de un país donde unos hablan ruso y otros ucraniano.

Para el momento del Euromaidán, el sentimiento proeuropeo estaba sobretodo presente en la capital -donde se dio la revuelta-. Para noviembre de 2013, un 38,0 % de los ucranianos apoyaba una asociación con Rusia, mientras que el 37,8 % prefería una asociación con Europa pero el mayor apoyo hacia la integración con la UE se encontraba en Kiev (alrededor de 75 %) y en el oeste de Ucrania (81 %). Esta aceptación se reducía al 56 % en el centro del país, al 30 % en el sur y en Crimea y al 18 % en el este.

Tres años después…

 

Los medios y los hechos, han permitido que el tiempo le dé otra lectura de la situación. A tres años de la crisis, los ucranianos “han comprobado que todo fue provocado por el entonces presidente de Rusia, Vladimir Putin, para invadir el país”, insiste Olga Tamovska.

De hecho, Rusia –tras un referéndum- vuelve a anexar a Crimea y, actualmente, el este del país está en una especie de “guerra fría” donde, de nuevo, Rusia juega sus fichas.

“Lo peor es que el movimiento proccidental no logró salir de los rivales oligarcas y su papel en todo esto”, acotó el ‘reportero anónimo’.

Se refiere al estatus actual del país, donde además de la situación en el este y en Crimea, Petro Poroshenko, se mantiene desde 2014 como primer ministro. Se trata de un empresario y político conocido como “el rey del chocolate” por ser dueño de una exitosa compañía productora chocolatera. Aunque se dice prooccidental, muchos consideran que sigue siendo un títere de Moscú.

poroshenko

AP

A pesar de el rechazo que suele generar todo político que llega el poder, se debe reconocer que bajo su mandato el acuerdo de Asociación entre Ucrania y la UE, por el que la gente se lanzó a las calles, fue firmado en 2014 y entró en vigor en 2016. Aún así, Ucrania sigue siendo la piedra en el zapato en las relaciones de Occidente con Rusia.

Jueves Sangriento

 

En estas latitudes, donde no hay nieve, como la tenían los ucranianos, la muerte es igual, así como el dolor que supone. En casi dos meses de protestas en Venezuela, 61 personas han fallecido entre represión y revueltas.

El clímax en Ucrania fue el 20 de febrero de 2014, llamado como “jueves sangriento” cuando más de 60 personas fueron asesinadas en la Maidán cuando francotiradores, leales al gobierno, comenzaron a dispararle a los civiles y manifestantes en la Calle Institutskaya.

“Muchos fueron asesinados en muy poco tiempo. La recepción del Hotel Ucrania se convirtió en una morgue improvisada. Había filas de cuerpos yaciendo en las calles. Y sangre por todo el pavimento. Al día siguiente, el presidente Yanukovich huyó de Ucrania. En total tres meses de protestas resultaron en más de 120 muertes confirmadas y muchos más desaparecidos”, recuerda Taylor-Lind.

 

Al día siguiente de ese día de febrero,  Yanukovich se montó en un helicóptero y se fue. Luego, fue destituido por la Rada Suprema por “abandono de sus funciones”.

Todos los entrevistados reconocen que el mandatario no hubiese dejado el país si Estados Unidos y la Unión Europea no hubiesen presionado. También coinciden en que, aunque Yanukovich se fue, no todo está dicho y el este del país sigue convulso.

Mientras tanto, en Venezuela la guardia y la policía nacional reprimieron nuevamente con fuerza la protesta opositora de este lunes y el desenlace de su historia sigue escribiéndose.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s