Ni el @MinpublicoVE paralelo supo escribir el nombre del “fiscal” paralelo

article-thumb

Caracas, 6 de agosto.- Tarek William Saab fue designado como Fiscal General de la República provicionalmente, luego de que la Asamblea Nacional Constituyente removiera de ese cargo a Luisa Ortega Díaz.

Rápidamente, la nueva institución conformada creo una cuenta en Twitter, en donde ni siquiera supieron escribir el nombre del “fiscal maleta”, puesto en el cargo por el chavismo.

“Fiscal General Tarek Willians Saab convoca a medios nacionales e internacionales a rueda de prensa Consejo Moral Republicano en la sede del  Ministerio Público, en Parque Carabobo”, se lee en el mensaje publicado en la red social.

Anuncios

@lortegadiaz : “Yo desconozco esa remoción, yo sigo siendo la fiscal de Venezuela”

VENEZUELA-CRISIS-OPPOSITION-FORUM-ORTEGA

06/08/2017

ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE | LUISA ORTEGA DÍAZ | MINISTERIO PÚBLICO |

Luisa Ortega Díaz, removida este sábado de su cargo como Fiscal General en el primer día de funciones de la Asamblea Nacional Constituyente de Nicolás Maduro, sostuvo este domingo que en Venezuela “estamos ante un poder de facto, porque no es un gobierno, aquí no hay gobierno”.

“Atendiendo a la orden que dio el Ejecutivo procedieron a remover de manera ilegítima a la Fiscal General, (pero) yo desconozco esa remoción, sigo siendo la Fiscal General de este país”, aseveró este domingo la abogada venezolana durante el foro Encuentro en defensa de la Constitución organizado por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).

Para Ortega Díaz, los gobiernos son para garantizar felicidad al pueblo y “aquí quien está ocupando de manera ilegal el poder, esa Asamblea Nacional Constituyente, que es ilegítima, ilegal e inconstitucional. Se supone que con la Constituyente se iba a resolver todo porque se necesitaba la Constituyente, debió amanecer el pueblo lleno de comida, medicinas, reparando los hospitales, reparando la industria petrolera. No están haciendo nada de eso. La Constituyente lo que está es persiguiendo“.

Ortega Díaz ratificó que la Constituyente no tiene ninguna legitimidad, fue convocada ilegalmente, el proceso que se siguió para su elección fue viciado totalmente, inconstitucional e ilegal.

“Es más la participación fue muy pequeña y las pocas personas que concurrieron a votar fueron de manera obligada. Todas esas pruebas están en el Ministerio Público, las denuncias formuladas por venezolanos, 25 instituciones del país obligaron a sus trabajadores a votar, entre ellos, el Poder Judicial”, indicó.

 

Agradeció además las muestras de apoyo luego de su destitución. “Quiero agradecer a todo el pueblo de Venezuela por toda la solidaridad por los eventos que han venido ocurriendo en este país en contra del Ministerio Público y en mi contra. La solidaridad ha sido, yo creo que, más de lo esperado. A todos muchísimas gracias”, expresó.

“Quien sabe con qué me van a salir por venir a este acto, porque aquí ejercer los derechos se ha convertido en un delito. Aquí se han cerrado todos los caminos, los caminos democráticos, los caminos del diálogo, porque entienden el diálogo para burlarse del interlocutor, así no se puede dialogar y así no se pueden resolver los grandes problemas que tiene este país”, subrayó.

VENEZUELA-CRISIS-OPPOSITION-FORUM-ORTEGA

Sostuvo que la imposición de la Asamblea Constituyente solo trajo más miedo a la población, más represión. “¿Qué es lo que quiere el venezolano? Que le resuelven sus problemas y ¿Cuáles son los problemas del venezolano? Alimentos, salud, seguridad, que los servicios funcionen. Yo no he visto más sucia la ciudad de Caracas que ahora, las calles llenas de huecos (…) Todo el país está en ruinas, un gobierno que es un desgobierno”, comentó.

Hizo un llamado a todos los diputados de la Asamblea Nacional a no permitir que se le arrebaten los espacios que le pertenecen a los venezolanos. “No permitan que ese espacio se lo quiten”, dijo sobre la imposición de la Asamblea Nacional Constituyente de Maduro en el Palacio Legislativo.

“Hemos visto con mucha preocupación el tema de las elecciones de gobernadores y alcaldes”, manifestó para cerrar su intervención.

– Oposición llama a desconocer a William Saab y a seguir en la calle –

Freddy Guevara, dirigente del partido opositor Voluntad Popular, sostuvo que Venezuela está viviendo un momento determinante “que nos va a exigir la unión de todo el país”.

Para Guevara, el presidente Nicolás Maduro tomó una decisión errada al imponer la Asamblea Nacional Constituyente.

“Decidió irse por un barranco con la Constituyente. Es imposible mantener una dictadura con la mayoría de la población en contra”, subrayó.
Afirmó que todo el pueblo venezolano reconoce a Luisa Ortega Díaz como la única Fiscal General de la República y pidió desconocer a Tarek William Saab, quien fue nombrado este sábado por la Asamblea Nacional Constituyente titular del Ministerio Público de manera provisional. “Y todo el país se une a defender la Constitución del año 1999″, agregó.

Henrique Capriles Julio Borges y Freddy Guevara

“Tenemos que preguntarnos hasta dónde estamos dispuestos a llegar. La desobediencia civil tiene validez, solo si es masiva. Cuando la dictadura asuma que no cuenta con el pueblo, no tendrá otro remedio que negociar o irse de Venezuela”, apuntó.

“Nosotros próximamente marcharemos hacia Miraflores, no a tumbar a Maduro sino a juramentar al nuevo presidente de Venezuela”, aseguró.

 

Entretanto, el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, dijo que en una democracia sana la única fuerza que puede existir es la de los derechos humanos y el voto, mientras que en una democracia enferma como la que existe en Venezuela solo existe la fuerza bruta por parte de los cuerpos de seguridad del Estado.

“No tenemos miedo. No tengamos miedo, Dios está con nosotros. Miremos un poco hacia atrás, veamos todo lo que hemos logrado. No hay experiencia, quizás en el mundo, pero no en América Latina, donde tengamos a un pueblo más de 130 días en las calles luchando por su dignidad”, señaló.

Sobre cuál es la agenda de ahora en adelante de la oposición, afirmó que la lucha va a continuar. “Estoy consciente de que la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente para muchos ha sido una especie de golpe que sacude el espíritu de la gente, pero nosotros lo vemos diferente, la historia es distinta, cada paso de la Constituyente es un paso hacia el precipicio para el gobierno (…) Lo único que le queda es la fuerza bruta, no es un gobierno fuerte, es un gobierno podrido, caído, que lo único que le interesa es aferrarse al poder. ¿Qué debemos hacer? Seguir en las calles, será una lucha difícil, pero al final la dignidad del pueblo prevalecerá“, sostuvo.

Miguel Rodríguez Torres

En el evento también participó el mayor general (r) del Ejército, ex ministro del Interior y uno de los más duros críticos de Maduro dentro del chavismo, Miguel Rodríguez Torres, quién consideró que los venezolanos tienen un país “donde nadie sabe quién manda, es un país anarquizado, un país donde pareciera que hemos decidido hacer de la política un campo de batalla militar”.

Rodríguez Torres dijo que la crisis política que está viviendo Venezuela “no es de ahora, sino de hace mucho tiempo. “Debemos trabajar ya en reconciliar esta sociedad, eso requiere un liderazgo valiente y responsable”.

Henrique Capriles Radonski

Entretanto, el gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, pidió no “tenerle miedo al debate, no debemos temer a hablar. Tenemos en este momento que hacer un esfuerzo para que la polarización no vuelva. La inmensa mayoría de los venezolanos tenemos los mismos problemas el día de hoy. No le tengamos miedo a sumar fuerza, porque hoy lo que está en juego es Venezuela”.

Sobre la imposición de la Asamblea Nacional Constituyente, cree que solo aislará aun más a Venezuela de la comunidad internacional. “Eso significa menos importación, menos comida, menos medicinas, más hambre y miseria. Nosotros cometimos muchos errores en el pasado, y lo asumimos. Nadie es perfecto, solo Dios (…) Hoy somos nosotros quienes defendemos la Constitución, aun cuando no fuimos quienes la redactaron”, resaltó.

 

“Les dejó tres conclusiones finales, la primera de ellas es que en estos días de lucha han sido asesinados más de 120 venezolanos, y por eso quieren meterle la mano al Ministerio Público, han sido días dolorosos en la peor crisis económica y social del país. Esto no arrancó por la Constituyente, ese fue un obstáculo que nos pusieron en el camino, esto arrancó porque nos cerraron todas las puertas democráticas. Ellos no quieren elecciones de nada y ese fue el detonante de la actividad de las calles. Ser pacífico no es ser débil sino ser inteligente“, concluyó.

 

En detalles: Así fue el asalto a la 41 Brigada de Naguanagua que dejó dos muertos

article-thumb

Caracas, 6 de agosto/Foto: EFE.- Un grupo de ciudadanos portando prendas militares y armas de fuego de distintos calibres asaltó la 41 Brigada Blindada de Valencia, ubicada en la avenida Universidad parroquia y municipio Naguanagua, estado Carabobo.

Los hombres estaban a bordo de dos Toyota, un machito de color beige, una Hilux de color blanco, una 4Runner de color blanco y un Aveo de cuatro puertas de color negro. Al ver este movimiento, los efectivos del Ejército que se encontraban en el lugar intentaron detener a los insurgentes iniciándose un intercambio de disparos.

Ante ello, fallecen uno de los miembros del grupo alzado mientras otro es trasladado herido hacia el Hospital Central de Valencia (CHET), donde ingresa sin signos vitales. Asimismo, fueron detenidos ocho personas.

El primer fallecido era de tez blanca, delgado, de aproximadamente 24 años de edad, portando cómo vestimentas, prendas militares sin identificación alguna. El segundo occiso era de tez blanca, de 50 años de edad aproximadamente. Delgado, portando cómo vestimentas prendas militares sin identificación alguna.

Los detenidos fueron identificados como: Robert Antonio Salas Moreno, Dicxon Javier Jiménez Jiménez, Larry Henrique Briceño Hinestroza, Gabriel Jesús Barro Rodríguez, Alberto José Polo Díaz, Oswaldo José Gutiérrez Guevara, Darwin Antonio Solís Benites.

Asalto al Fuerte Paramacay deja tres muertos y al menos 15 heridos

VENEZUELA-CRISIS-OPPOSITION-PROTEST

06/08/2017

|
CRISIS EN VENEZUELA | FANB | FUERTE PARAMACAY | GNB | NICOLÁS MADURO | RAMÓN RIVAS | REPRESIÓN | VALENCIA |

Un asalto de un grupo de militares y civiles a las instalaciones del Fuerte Paramacay, en la 41 Brigada Blindada del Ejército, ubicada en el municipio Naguanagua de Carabobo, este domingo dejó el saldo de 3 muertos y al menos 15 personas heridas.

Vecinos de la urbanización La Granja, frente al regimiento castrense, narraron que desde las 4:00 de la madrugada comenzaron a escuchar detonaciones pero no sabían de dónde provenían. Una hora después oyeron cómo pasaban también algunas ambulancias que entraron a la 41 Brigada Blindada.

“Al amanecer me dí cuenta que estábamos con varias tanquetas de la Guardia Nacional, patrullas del Cicpc y del Conas desplegadas por toda la avenida Universidad y escuchábamos aún los disparos”, indicó una habitante de la zona de La Granja en Naguanagua que observaba a media mañana lo que continuaba ocurriendo desde la azotea de su edificio.

En un video, difundido por las redes sociales, el capitán retirado de la Guardia Nacional, Juan Caguaripano, se atribuyó la jefatura de la llamada “Operación David Carabobo”.

Horas después señaló en la red social Twitter que lograron sustraer el parque de armas de la 41 Brigada Blindada. Caguaripano logró escapar junto a otros que le acompañaron.

Algunos de los que participaron en el asalto huyeron hacia la zona montañosa detrás del cuartel y otros fueron detenidos, confirmaron fuentes militares.

Entre los detenidos contabilizaron a unos 10 hombres, entre civiles y militares, que serán presentados ante tribunales militares en Caracas.

Muertos

 

De acuerdo al reporte de fuentes del gremio médico, se conoció que a la Clínica La Viña, en Valencia, ingresó Ramón Rivas, de 51 años de edad, que estaba herido por arma de fuego en la zona del tórax. Fue atacado por organismos de seguridad mientras se retiraba de una concentración que ocurrió en la avenida Bolívar de Valencia, entre el Hotel Stauffer y el Polideportivo Misael Delgado. Llegó sin signos vitales al centro asistencial.

Rivas era dirigente regional en Carabobo del partido político Avanzada Progresista. Aunque su muerte no se produjo dentro del cuartel militar, sí ocurrió en medio de la situación que derivó de la situación en el interior de esa plaza castrense que es muy importante porque en ella se encuentran varias unidades militares de gran poder de fuego, según confirmó a El Estímulo una fuente militar en Carabobo.

Durante la mañana ingresaron a la Morgue de Valencia, ubicada en la Ciudad Hospitalaria Dr Enrique Tejera de la ciudad, dos muertos. El reporte indicaba que ambos de sexo masculino, con varios impactos por arma de fuego, y sin identificar.Los dos provenían de la 41 Brigada Blindada de Naguanagua. Hasta el final de la tarde, los cadáveres estaban sin identificación.

Heridos

 

La represión se vivió al interior del cuartel y en las zonas aledañas. De acuerdo a la información confirmada por fuentes médicas, se supo que a la Clínica La Viña ingresaron 3 militares heridos y 3 civiles, uno de ellos fue Rivas que falleció.

En ese centro de salud, llegó procedente del Hospital Carabobo (Naguanagua), el teniente del Ejército, Gerardo Silva, que recibió una herida en la zona craneal y otra en la cadera. Otros dos militares eran atendidos, uno con herida en la pierna y otro en el hombro derecho. El Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) se mantuvo desde temprano en distintas zonas de la clínica.

También se registraron ingresos de heridos por este hecho en la Ciudad Hospitalaria de Valencia Dr. Enrique Tejera (CHET) y la Cruz Roja, entre otros.

Ataque a los medios de comunicación

 

En horas del mediodía, cuando llegaron tres tanquetas más de la Guardia Nacional a dispersar a los vecinos de distintas zonas de Naguanagua que se acercaron a unas dos cuadras de la entrada del Fuerte Paramacay a gritar “Libertad, Libertad”, se produjo una intensa represión militar que se extendió hacia las zonas de La Granja y Las Quintas en Naguanagua.

El vehículo militar avanzaba custodiado de un pelotón de GNB que disparaba bombas lacrimógenas y perdigones. Avanzaron por la avenida Universidad primero, continuaron por la avenida Carabobo y en ese sector destrozaron varios carros estacionados alí, entre ellos los de tres periodistas: Kristian Rodríguez, corresponsal de TV Venezuela en el estado; Luis Natera, corresponsal de Radio Fe y Alegría y el de Juan Carlos Hernández, fotoperiodista que trabaja para varias agencias.

Los militares dispararon a los cauchos y con las armas rompieron los vidriosde las ventanas. También numerosos apartamentos fueron impactados por los perdigones.

No muy distante, en la Redoma de Guaparo, la fotógrafa Jennifer Infante fue sometida por funcionarias de la Policía Nacional Bolivariana que ignoraron su petición de respeto por tratarse de una trabajadora de la prensa. Indicó que la montaron en un camión de la PNB y le trataron de quitar su cámara fotográfica.

Al final, le regresaron la cámara pero le sustrajeron la memoria donde tenía el registro fotográfico del día. Infante trabaja para el diario Notitarde, con sede en Valencia.

@WuillyArteaga: A musical voice of Venezuela’s resistance, silenced by regime

Resultado de imagen para wuilly arteaga

@WuillyArteaga, seen at a Caracas protest in May, has since been arrested.

He has played his violin amidst explosions of tear gas. He has lifted spirits of countless marching protestors. He has faced lines of riot police holding nothing more than his bow and his fiddle.

As the political crisis worsens day by day in Venezuela, the forces of resistance have found an unlikely symbol in a slight-framed 23-year-old violinist named Wuilly Arteaga. Dressed in the colors of his country, he plays his violin at the front lines of pro-democracy protests, often floating, with a pure tone and a classical vibrato, the notes of the Venezuelan national anthem while armored vehicles fill the streets and fires rage nearby.

Yet as his public stature grew this summer, so did the danger facing him. His violin was destroyed. On more than one occasion, he was severely beaten. In one wrenching videotweeted from his hospital bed, he appears with his face disfigured from injuries and his shirt stained with blood. “Neither rubber bullets nor pellets nor smashing my violin” will stop us, he declared. “Because whatever happens, we are going to continue the fight, Venezuela.”

Since July 27, Arteaga’s violin has fallen silent. While playing at a demonstration only days before Venezuela held a controversial election, he was arrested and is now being detained in a military facility under the control of the Bolivarian National Guard, according to his lawyer, Alfredo Romero. “He told me he has been tortured,” said Romero, executive director of the NGO Foro Penal Venezolano, speaking by phone from Caracas. “He was beaten with his own violin, and beaten in a way that he lost hearing in his right ear.”

Words failed me when I heard this.

Arteaga’s alleged treatment is particularly grotesque in a country renowned for its government-supported national music education program, known as El Sistema, which has empowered thousands of impoverished young people, created a network of youth orchestras across Venezuela, and even launched a global conducting superstar, Gustavo Dudamel. Arteaga has said he taught himself violin through YouTube videos, but he later won a spot in El Sistema’s Youth Orchestra of Caracas.

As his protest performances have garnered worldwide attention, his humble yet mighty message has been resonating here in Boston, where the seeds of El Sistema’s empowerment-through-music philosophy have long been bearing fruit. Many in Boston still vividly remember the exhilarating night in 2007 when Dudamel led El Sistema’s most elite orchestra in a Symphony Hall concert like no other. Two local schools, the Longy School of Music of Bard College and New England Conservatory, have been at the forefront of spreading El Sistema-inspired music education methods to disadvantaged urban communities across the region and beyond. That work has only grown more complicated in recent months.

“I get asked about whether we’re going to continue with El Sistema-inspired programs given what’s going on in Venezuela,” said Longy president Karen Zorn by phone Saturday. “My answer has always been yes. This is not an endorsement of the Venezuelan government. You have to be able to hold these two opposing ideas in your head at the same time. It’s such a terrible situation there. Yet we are proceeding because the principals of El Sistema are far bigger than what’s going on with this regime. It’s about teaching a child that they matter, and that there’s a way they should be treated as a human being.”

In June, Arteaga came to the United States to meet with members of Congress, and then he returned to the streets of Caracas. His fate remains alarmingly uncertain.

At press time, efforts to reach Venezuelan government representatives for comment on Arteaga’s case were unsuccessful. But a July 30 statement from the public ministry, which was run at the time by the recently ousted Attorney General Luisa Ortega Diaz, stated that “a legal-medical examination determined [Arteaga] was subjected to cruel treatment.”

“When I saw first saw him [after his arrest], he said was extremely sad and frustrated,” related Romero, his lawyer. “When I told him many people were paying attention to his case, he kind of [perked] up again. Yesterday he was again very sad and worried. He doesn’t understand why he’s there.”

Others have their own theories regarding Arteaga’s detention. “In this confrontation between civility and barbarism, barbarism decided to pay the political cost of putting a well-known symbol in jail to create more fear, to try to convince people not to protest,” Ricardo Hausmann, director of Harvard University’s Center for International Development, told the Globe.

Meanwhile Arteaga’s many admirers at home and abroad are not remaining silent.

“The illegal detention of Wuilly Arteaga is an atrocity that shows the world how the Venezuelan government treats Venezuela’s dissidents,” said Robert Carmona-Borjas, a cofounder of the D.C.-based Arcadia Foundation, which brought Arteaga to the United States. “We urge the world to call on the Venezuelan government to grant full freedom to a citizen who has committed no crime, but to express with his music the rejection of the government.”

Resultado de imagen para wuilly arteaga

Arteaga stood in front of an armored vehicle during a May 24 protest against President Nicolás Maduro in Caracas.

Members of Congress are also taking up Arteaga’s case. “Music inspires people. It speaks to our yearning for freedom,” Representative Ted Deutsch, a Florida Democrat, told the Globe through a spokesperson. “Tragically, [Venezuelan President Nicolás] Maduro and his thugs are systematically crushing those dreams of the people of Venezuela.” Representative Jamie Raskin, a Maryland Democrat, also released a statement: “I am horrified and dismayed to learn of the Bolivarian National Guard’s arrest of Wuilly Arteaga, a celebrated young leader in the movement for justice and peace in Venezuela. The Venezuelan authorities should know America is watching the situation carefully.”

Arteaga may seem to be the ultimate embodiment of El Sistema’s motto of “Tocar y Luchar” — to play and to fight — but his case actually underscores a painful dilemma facing El Sistema. For years, critics have called on its leaders and ambassadors to take a firmer stand against the regimes of Hugo Chávez and his successor, Maduro. But El Sistema receives the lion’s share of its funding from the national government and has assiduously maintained that it is a neutral actor, no more political — in the words of one former leader — than the state’s electricity grid or its water systems. Caught in the crossfire are the hundreds of thousands of children who, as I glimpsed in a visit to Caracas in 2010, regard music as one of the few sources of hope and joy in their lives.

Arteaga has publicly criticized El Sistema’s neutral stance. One has to wonder how long that neutrality can last, at a time when Maduro has been officially sanctioned by the United States, which branded him a “dictator.” For many years, Dudamel, now music director of the Los Angeles Philharmonic, remained reluctant to enter the political fray for fear, his supporters say, that his words might affect El Sistema’s already precarious condition. But since the shooting of Sistema violist Armando Cañizales during a protest, he has begun publicly addressing the erosion of democracy in his native country, telling the Venezuelan government, “Enough is enough.” Dudamel declined to comment for this article. And El Sistema leadership within Venezuela did not reply to a request for an interview.

Meanwhile other musicians are expressing their concerns for Arteaga. “He had become the embodiment of what the power of music can do, and I hope that he would not be penalized for focusing all of our attention on our common humanity,” said Katie Wyatt, executive director of El Sistema USA and a member of the first class of educators trained in the Venezuelan program’s methods in Boston at New England Conservatory.

“With his violin, with his music, he spoke in front of tyranny,” said Venezuelan pianist Gabriela Montero by phone from Switzerland. “Because of that public prominence, he is a target and unfortunately could suffer very much during this arbitrary imprisonment. We are all very worried about him — and every other prisoner political who is at the hands of the regime.”

According to Romero, Arteaga is one of 5,058 people who have been detained since April 2017, and one of 1,389 who remain in detention. Protesters are watching the case closely, for his own sake and for what he has come to represent.

“Wuilly is a symbol of the kind of Venezuela we want,” said Roberto Patiño, a community organizer, by phone from Caracas. “We don’t want violence. This is a civic movement. And music is one of the best expressions of that.”