Controles sociales son clave de Maduro para “ganar” votos en presidenciales de 2018

article-thumb

Caracas, 14 de diciembre.– El periodista Eugenio Martínez, refirió este martes durante un foro realizado por la Asociación Venezolana de Consultores Políticos (Avencopol), que en el ámbito político de 2018, podrían presentarse dos escenarios: avanzar hacia el totalitarismo o hacia una transición negociada, y es que a pesar de que al sector opositor le es cada vez más difícil consolidar base electoral, el escenario previsto para el próximo año, aumentará presión en las filas chavistas.

“Se enfrentan a un 30.2% de la población que rechaza todo beneficio alimentario de parte del Gobierno, porque cree que es innecesario, por lo que se verán forzados a ejercer los controles sociales (CLAP) sobre este grupo para ganar votos”, sostuvo, a la vez que señaló que 27.5% de la población total, afirma que la caja de alimentos entregada por el Gobierno es su principal fuente de alimento.

Asimismo, aclaró que para que las elecciones presidenciales sean transparentes, se deberá hacer un cambio en el Consejo Nacional Electoral (CNE), no solo en la fachada, sino en las filas del ente comicial. “Para equilibrar el CNE se deben cambiar, no solo a los rectores, sino también a los componentes del registro civil, la junta nacional y la Copafi”, todos dirigidos por adeptos al Gobierno.

Anuncios

No mas elecciones, no mas pernil: Pernil navideño @ClapOficial no es para todo el mundo

En una Venezuela de hambre y empobrecimiento, una oferta de comida simboliza una esperanza y eso lo sabe bien el gobierno chavista. Los Comités locales de abastecimiento y “producción” (Clap) fueron ideados justamente con el fin de someter aún más al pueblo. En época decembrina, no es excepción.

Es un común que en los días previos a una elección, los políticos hagan ofertas a sus posibles electores. En ocasiones las cumplen, pero es conocido popularmente que muchas de esas promesas se quedan solo en palabras. En el caso de los candidatos oficialistas, se escudaron en la oferta de un “Clap navideño” que llevaría carne, pollo y hasta pernil a las familias venezolanas.

Imagen @Venezuelaaldia

Las ofertas, muchas veces, suelen ser engañosas y así lo confirmó el ministro de Agricultura Urbana y jefe de los Clap, Freddy Bernal. En una de “honestidad”, confesó en una entrevista emitida por el canal del Estado, VTV, que era “imposible que a cada venezolano le toque un pernil”.

A juicio de Bernal, el gobierno no tiene la capacidad de llegar a todos los venezolanos al mismo tiempo. Sin embargo, en el último programa de “Domingos con Maduro” no se le vio contradecir en ningún momento al presidente cuando se ufanaba de que él llevaba el mercado a cada familia venezolana, a la puerta de sus casas.

¿La justificación?

Nada nuevo. Bernal aseguró que la imposibilidad de hacer llegar un pernil a las familias venezolanas con su método de control social, es por la escasez de divisas en el país, producto de la caída de los precios del petróleo. Las sanciones económicas impuestas al régimen, entre otras excusas conocidas.

Asimismo el ministro confirmó que a aquellos que sí les llegue el suministro de carne porcina, recibirán entre 4 y 5 kilogramos de la misma. Quizás con el pensamiento socialista, los vecinos beneficiados podrían compartir algunos kg con otros a los que no les llegó. Una opción para pensar. Mientras tanto algunos tendrán pernil y otros, simplemente patria.

 

Billete de Bs 100.000 perdió 36% de su valor: equivale a Bs 64.000 #14Dic

El economista Ángel Alvarado insistió en que la hiperinflación debilita el bolívar y hace que aumente la pobreza

 

 Aseguran que la decisión del gobierno de aumentar la base monetaria ha provocado más inflación

Apenas han transcurrido 43 días desde que el mandatario Nicolás Maduro anunció la entrada en circulación del billete de 100.000 bolívares y ya la hiperinflación le ha hecho perder más de un tercio de su poder de compra, afirmó el economista y diputado de la Asamblea Nacional, Ángel Alvarado.

“El billete de 100.000 bolívares emitido en noviembre, ahora tiene un valor de 64.102,56 bolívares, lo que equivale a decir que en un mes ha perdido un tercio de su valor”, afirmó.

El diputado recordó que según la medición realizada por el Parlamento, la inflación de noviembre se ubicó en 56,7%, mientras que la acumulada en 2017 llegó a 1.370%, las cifras más altas en la historia del país.

La previsión del Parlamento es que a finales de año, la inflación venezolana esté entre 2.000% y 2.100%, rompiendo todos los récords nacionales y afectando cada vez más el poder adquisitivo de los venezolanos.

“El proceso hiperinflacionario que estamos viviendo hace al venezolano cada día más pobre y al bolívar cada día más débil. El responsable de todo esto es el gobierno que ha tomado muy malas decisiones”, añadió.

Según el diputado, los precios de los bienes y servicios han estado subiendo entre otras cosas porque la escasez de divisas en los mercados oficiales ha empujado el tipo de cambio en el mercado paralelo, que a su vez impacta el valor de los productos.

Además, aseguró que los precios también han subido mucho por el gran incremento en la base monetaria que se ha registrado en los últimos meses. “Solo en el mes de noviembre el Banco Central de Venezuela creo 33 billones de bolívares, duplicó la base monetaria y esa es una de las razones que explica la inflación en el último mes y que, sin duda, va a incidir en la inflación de diciembre”.

Recordó que como las personas saben que el dinero pierde tan rápido su poder de compra, prefieren gastarlo todo. “Una consecuencia de la hiperinflación es el desprecio hacia la moneda nacional, nadie quiere quedarse con los bolívares mucho tiempo”.

Sin cambio. La pérdida del poder de compra se ha vuelto un tema recurrente en supermercados, bancos y transportes. “El mes pasado con 100.000 bolívares podía comprar dos cartones de huevos, cada uno estaba alrededor de 50.000 bolívares, ahora solo me puedo comprar medio cartón, que está en 80.000 bolívares”, afirmó Rosa Núñez, mientras hacía una cola en una entidad bancaria en Los Cortijos.

Un joven que estaba con ella recordó que el mes pasado, con el billete de 100.000 bolívares se podía comprar más de 2 dólares en el mercado negro, mientras que ahora solo alcanza para adquirir un dólar.

Los usuarios refirieron que además de la inflación, otro tema que les preocupa mucho es la escasez de billetes. “Estamos fregados por todos lados, aquí lo máximo que te dejan sacar es 100.000 bolívares, pero entonces en lugar de darte sencillo te dan un solo billete y te complican la vida”, agregó Núñez.

Refirió que en los últimos días ha visto en algunas panaderías y kioscos carteles en los que se lee que no se acepta el billete de 100.000 bolívares porque no hay como dar vuelto.

“Yo he escuchado incluso de sitios en los que te cobran una comisión para poderte cambiar el billete de 100.000 bolívares. El dinero casi no vale y aparte te lo quieren quitar”.

LA CIFRA

2.100% sería la inflación al cierre de este año, según las previsión de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional


Avanzan con la criptomoneda

Mientras el bolívar se debilita el gobierno avanza en su decisión de crear una criptomoneda, bautizada como el petro, que estará respaldada en las reservas de petróleo, oro y diamantes.

Ayer se publicó en la Gaceta Oficial N° 41296 el Decreto N° 3.196, mediante el cual se autoriza la creación de la Superintendencia de la Criptomoneda y Actividades Conexas Venezolanas y el  Decreto N° 3.197, en el cual se nombra a Carlos Eduardo Vargas Urbina, comosuperintendente de la Criptomoneda y Actividades Conexas Venezolanas.

Además, el martes se instaló en Caracas el Observatorio de Blockchain que orientará la dinámica de funcionamiento de la criptomoneda.

Durante el acto de instalación, Vargas, indicó que este instrumento financiero será construido con el apoyo de especialistas nacionales e internacionales, y que gozará de confianza.

“Ni para un cartón de huevos”: Sueldos llevan a empleados públicos a una ola de renuncias

article-thumb

Caracas, 14 de diciembre.– La crisis económica en Venezuela ha llevado al abismo a la mayoría de los ciudadanos. No es para menos. En los últimos cuatro años, con el Gobierno de Nicolás Maduro, la economía en la nación petrolera terminó de irse en picada alcanzando una inflación mayor a tres dígitos y el inicio de un período de hiperinflación. 

Y es que esto, aunado al desequilibrio que genera diariamente la devaluación del bolívar, el ingreso mensual de los profesionales cada día es menor. En promedio, un profesional universitario gana en Venezuela menor a los 5 dólares mensuales.

En noviembre, el presidente de la República, Nicolás Maduro, decretó un nuevo aumento del bono de alimentación, que pasó de 189.000 bolívares a 279.000 bolívares.El sueldo base pasó de 136.543,4 bolívares a 177.507 bolívares; por lo que el sueldo mínimo integral quedó en 456.507 bolívares. Asimismo, semanas después, ordenó  el pago de 120 días de bonificación de fin de año para los empleados públicos e integrantes de la Fuerza Armada Nacional.

El pago se realizó en dos partes, la primera, equivalente a 60 días, el 15 de noviembre y la segunda, por los restantes 60 días, a partir del 15 de diciembre. Sin embargo, esto resulta insuficiente para una Canasta Alimentaria los 3 millones de bolívares, un pasaje de transporte entre 700 y 5000 mil bolívares en rutas cortas. Y solo por mencionar lo más básico, pues en el pasado quedó aquella época donde un trabajador público podía comprarse un vehículo -ahora comercializados en dólares- o dar una inicial para una vivienda.

Declaraciones recogidas por medios de comunicación de venezolanos, señalaron que la mayoría de estos destinarían sus ingresos de final de año para comprar lo que les alcanzara de comida. Sin esperanza de tener el tradicional plato navideño  u obsequiarle un regalo a sus hijos de “Niño Jesús”.

Y es justamente este panorama lo que mantiene contra la pared a los empleados públicos de los distintos entes del Estado. Fuentes consultadas por esta redacción aseguraron que en inicios de 2018 abandonarán sus puestos de trabajo porque el sueldo no les permite costear sus gastos. Aunado a esto está la presión política, ser obligados a marchar y autocensurarse de hablar en contra de la llamada “revolución bolivariana”.

Yo vengo a ganar  menos de 70 mil bolívares. ¿Para qué me alcanza eso? Tengo que ir a marchar cada vez que a ellos les dé la gana o me botan, te acosan para que votes por ellos. Es una pesadilla“, contó una trabajadora del Ministerio de Salud que pidió no ser identificada.  “Antes era un honor trabajarle al Estado. A mí me faltan todavía 10 años para que me jubilen. Cuando entré a trabajar acá lo hice con esa esperanza, pero es que ya con eso no se vive, ni se subsiste, yo no puedo mantener a mis dos hijos de 5 y 8 años con eso. Ni un cartón de huevos les puedo comprar mientra ellos están felices y tienen de todo”, agregó.

En esta lamentable situación coinciden dos trabajadores más.  “No soportamos esta tragedia. Yo estoy a cargo de una jefatura y no me sirve de nada. No puedo dedicarle 8 horas de trabajo a una empresa que no me paga bien y de paso hay que jalarles bo (…).  Prefiero irme a vender café en la calle y me olvido de mi profesión, quizás con eso gano más que trabajándole al Gobierno”, sumó el empleado del Minhvi.

Las tres fuentes, que coinciden en que el Ejecutivo debe llevarlos a ostentar un salario mayor a dos millones de bolívares y a solucionar la crisis para que no se les devalúe,  confesaron incluso que los operativos de comida que lleva el Gobierno a los entes son inaccesibles para ellos que perciben solo sueldo mínimo: Un kilo de queso 12o mil bolívares, una bolsa de comida más de 200 mil bolívares, entre otros. De igual modo, los seguros médicos en su mayoría no pudieron ser adquiridos, pues sobrepasaron los 3 millones de bolívares. “A veces no tengo ni para una pasta dental”.

Incautan en Honduras 1.300 kilos de cocaína líquida procedentes de Venezuela #14Dic

Sumarium - Incautan en Honduras 1.300 kilos de cocaína líquida procedentes de Venezuela


(Tegucigalpa).- Las autoridades de Honduras confirmaron hoy la incautación de 1.300 kilos de cocaína líquida que llegó al país en un buque procedente de Venezuela.

La droga era transportada en 40 barriles que venían en un contenedor enviado desde Venezuela remitidos por una empresa de nombre Suministros y Logística. La carga llegó a Honduras el 17 de noviembre por Puerto Cortés destinada a nombre de la firma Batisa, que consignó un domicilio falso.

Los barriles, que en un principio se suponía que contenían grasa industrial, fueron sometidos a un examen de rayos gamas y se descubrió la presencia de una sustancia extraña. Las autoridades sospechaban que se trataba de heroína, pero tras practicarle las pruebas se constató que era cocaína.

“Se hacen todas las investigaciones pertinentes para dar con el paradero de las personas responsables, para deducirles responsabilidad en este caso”, dijo a dpa el portavoz de la Policía Nacional en San Pedro Sula, Jorge Alberto Rodríguez Montoya.

De igual forma dijo que se están realizando coordinaciones con autoridades de Venezuela para establecer otros detalles sobre el decomiso.

En Honduras se habían hecho decomisos de cocaína líquida en otras ocasiones, pero en menores cantidades, dijo Rodríguez Montoya, que desconoce si el cargamento fue ingresado a Honduras para ser procesada en el territorio nacional o sería enviada a otro país.

El Vídeo original de la votación de Motta Domínguez y la Edición populista de @VTVcanal8

Motta.jpg

Foto: Captura de Pantalla

Tras la polémica de un video en el que se observa al ministro energía eléctrica, Luis Motta Domínguez, guardarse la papeleta tras ejercer su derecho al voto en las elecciones municipales de este domingo, el periodista Jorge Amorin difundió un supuesto “video original” para desmentir lo que supuestamente capturaron las mismas cámaras de VTV. 

Al comparar las dos piezas audiovisuales se observa que en el video donde el ministro se guarda la papeleta no se muestra el momento cuando levanta la misma y la enseña a los presentes, ni tampoco el golpe que le da a la urna electoral tras introducirla, mientras que en el video de Amorin si se evidencian ambos detalles.

Video donde se guarda la papeleta

El equipo de Caraota Digital le consultó esta situación a la exrectora del Consejo Nacional Electoral (CNE), Sobella Mejía, quien aseguró que de ser cierta esta acción el ministro podría estar violando la Ley Electoral. “Es un delito electoral, la papeleta no puede ser sacada del centro electoral”, aseguró. 

Las fraudulentas las elecciones municipales del Régimen de Maduro

Así se dio a conocer en una comunicado enviado por la MUD, en el que asegura que quien se vale del hambre del pueblo, mediante un sistema electoral fraudulento no debe cantar victoria. “Las irregularidades y la escasa participación han marcado la jornada electoral del 10 de Diciembre. Unas elecciones creíbles se caracterizan por la inclusión, la transparencia y la igualdad de condiciones. Ninguno de esos atributos estuvo presente hoy en Venezuela”.

Recalcaron que una vez más se observó a todo el aparato del Estado abusando de su poder, incluyendo el uso perverso del “carnet de la patria”, para someter la voluntad de un pueblo en situación de extrema necesidad.

“Estamos claros de que hoy, en Venezuela, no hubo elecciones en los términos que establece la Constitución. Una inmensa mayoría de la población electoral venezolana expresó su repudio a este régimen; unos no acudiendo a votar ante lo que consideraron un campo minado y otros defendiendo su derecho al voto ejerciéndolo a pesar de las trabas y el ventajismo oficiales y expresándolo a favor de candidatos y partidos que decidieron participar”.

Destacan que ambas posiciones opciones merecen respeto por ser legítimas y “debemos trabajar en función de reagrupar fuerzas y unificar criterios para ejercer y obtener la mayor presión nacional e internacional por el rescate del derecho al voto con las garantías que permitan consolidar el cambio que nuestro pueblo exige y reclama”.

Carnet de la Patria

Cabe recordar que el Carnet de la Patria es un censo paralelo establecido por el régimen, en el que ya hay inscritos 16 millones de venezolanos (la mitad de la población) y a través del que la administración chavista reparte ayudas sociales y los alimentos subsidiados de los que dependen numerosos venezolanos. Este carnet es la única identificación válida para recibir las bolsas de comidas conocidas como los CLAP. Además este diciembre el régimen ha prometido entregar regalos para los niños a quienes presenten el carnet.

El dictador Maduro y el resto de la cúpula chavista habían llamado insistentemente a los electores a acudir a las urnas con el Carnet de la Patria, de manera que pudieran registrarse en los puestos habilitados por el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) frente a los colegios electorales.

Esta práctica, calificada por algunos de ilegal, permite al Gobierno saber quién va a votar.

Más de 9 millones de venezolanos -más de un 47 % del censo electoral- acudieron a votar hoy según las cifras del Consejo Nacional Electoral, un dato que ha sido tachado de falso por varios opositores en Twitter.