Análisis del Nuevo Herald : Cansados de la crisis, los venezolanos no tolerarían un fraude electoral

Más del 75 por ciento de los venezolanos votaría contra Maduro en las elecciones

Con estos niveles de impopularidad, una victoria del régimen no sería creíble

Fraude electoral podría empujar al país a una etapa de gran volatilidad

Marcel Granier: Que vuelva RCTV no depende de Maduro ni de Diosdado, eso lo deciden en Cuba

Pedro Eduardo Leal. – “Una gran satisfacción”, manifiesta sentir Marcel Granier. El motivo: un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) que ordena al Estado Venezolano devolver la concesión y los equipos que en 2007 incautó el Gobierno de Venezuela a Radio Caracas Televisión (RCTV).

Han pasado ocho de aquel primer gran golpe a la libertad de expresión en el país. Hoy en su sede, ubicada en Quinta Crespo, solo queda un tercio del personal que regularmente en el lugar hacía vida, y es gracias a pequeños proyectos que le han encargado en calidad de productora, incluida una telenovela que actualmente se está grabando.

Ante la pregunta obligatoria de qué piensan hacer para que el dictamen del tribunal internacional se ejecute, y planteando como antecedente la advertencia hecha en 2013 por el entonces Canciller, Elías Jaua, en las que indicaba que para que el canal retornara tendrían que invadir a Venezuela potencias extranjeras; la voz más autorizada de las empresas 1BC sostiene que “estamos frente a una decisión definitivamente firme de una Corte Internacional, de un juicio imparcial en el cual el Gobierno participó y se comprometió a cumplir con la sentencia”.

“Elías Jaua ya no es ni Vicepresidente, ni Canciller, ni siquiera diputado. Su régimen, su Gobierno está pidiendo a los gringos que vengan a ayudarnos. Esta mañana escuchaba a Delcy Rodríguez prácticamente implorándole a (John) Kerry que se ocupe de ellos”, dice, en entrevista exclusiva con El Cooperante, desestimando así cualquier opinión circunstancial que se haya dado, a su juicio, con alguna intención política.

Enfatizando en que se trata de “una sentencia inapelable, que viene de un juicio abierto, claro, limpio”, reconoce que a los venezolanos les sobran razones para estar escépticos ante el hecho de volver a verlos en sus pantallas. Aclara que esto se debe a quetodos los días el Gobierno miente y el pueblo está cansado del “blah blah blah (…) de esa “cotorra política”.

A pesar de su optimismo, al entrar en calor de la conversación, termina aceptando que la decisión más que estar en manos de Nicolás Maduro, presidente de la República, o Diosdado Cabello, máxima autoridad de la Asamblea Nacional; esto depende de lo que decidan en La Habana. “Aquí las decisiones importantes, yo no sé Fidel porque la verdad es que tiene tantos años y se ve tan deteriorado, pero es el aparataje de estos generales cubanos que han mandado aquí”, agrega.

¿Una batalla ganada a Hugo Chávez o nunca lo vio así?Chávez, yo creo que tiene otras preocupaciones distintas a las que tenemos los que estamos aquí. Una gran injusticia que el cometió ha sido reparada por tribunal internacional con una sentencia muy clara.

Una sentencia que además dice cosas terribles para el Gobierno, como fue el abuso de poder, la desviación de poder, toda la desigualdad en el trato que hubo, como los tribunales no funcionario cuando tenían que funcionar para atender los reclamos nuestros. Pone mucho énfasis en el tema de la discriminación, que es quizás el delito más grave que ha cometido este régimen.

¿Qué opina de los dueños de medios que vendieron a grupos cercanos al Gobierno?
Los comprendo, son reacciones humanas. Las presiones han sido espantosas, los chantajes, las amenazas contra la familia. Estamos frente a una dictadura mucho peor de lo que la gente se imagina, detrás de esto está el aparato cubano de maldad, espionaje, persecución, guerra psicológica.

Estos son peones, instrumentos, en el fondo. La maldad viene desde allá. Yo comprendo que muchos editores, y mucha gente haya sentido miedo. Yo he sentido miedo en medio de todo este proceso.

¿Sintoniza Marcel Granier Globovisión?
No, yo tengo tiempo que no la veo

¿Estarán abiertas las puertas de RCTV nuevamente para Winstón Vallenilla?
Todo es posible. Eso pregúntaselo a Winstón, yo creo que ahora es un gran empresario y no creo que le interese, creo que nos ve como una cosita muy chiquita.

¡Tensión en la frontera! Militares venezolanos pretendían aprehender a @Diego_Arria

“Si camino cinco metros estos guardias me arrestarían porque soy un disidente”

.- Desde la zona fronteriza que separa a Venezuela y Colombia, un cooperante nos informa que se generó un revuelo por las declaraciones ofrecidas, desde el puente Simón Bolívar que divide a ambos países, por el exembajador de Venezuela en la ONU, Diego Arría.

A pesar de encontrarse en suelo neogranadino, a escasos cinco metros de territorio criollo, nos apunta la fuente, que mientras el dirigente opositor declaraba a un periodista de NTN 24 un camión de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) se aproximó a la barra limítrofe con intención de aprehenderlo. 

“Le digo a los colombianos: los venezolanos no somos así”

Arría, quien se encuentra en la ciudad colombiana de Cucúta desde el pasado viernes, y este sábado visitó dos refugios de colombianos desterrados por Nicolás Maduro;manifestó a los paisas que nunca antes había sentido mayor vergüenza que ahora por la difícil situación en la que los ha puesto el Gobierno venezolano. 

“Nunca he sentido mayor vergüenza (…) los venezolanos no somos así. Esto es una pandilla que ha secuestrado a las Fuerzas Armadas, que ha secuestrado al régimen venezolano y que se comporta de una manera criminal”, puntualizó.

“Si camino cinco metros estos guardias me arrestarían porque yo soy un disidente venezolano”, advirtió el diplomático al ser consultado sobre el sentimiento que le produce estar tan cerca de su país y no poder entrar.

Luisa Ortega Díaz ordenó su captura

Vale destacar que desde junio de 2014 el Ministerio Público venezolano emitió orden de captura en contra de Pedro Mario Burrelli, Diego Arria y Ricardo Koesling, por estar presuntamente involucrados en planes de desestabilización en el país y el magnicidio del presiente de la República, Nicolás Maduro. A razón de esto, el ex precandidato a la presidencia de la República no puede pisar suelo patrio.

Si #Maduro fuera presidente y la comidilla gobernaran #Guatemala hace rato estaría preso por corrupción

Las denuncias quedan engavetadas en el Ministerio Público (MP).

.-  Escándalos de corrupción han salpicado a países de Suramérica como Brasil, Argentina y Chile. Ahora, un nuevo un acto delictivo, más grave, se hace público en América Central: El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, dimitió y fue imputado por tres delitos, vinculados al caso de corrupción conocido como “La Línea”. Caso contrario, Venezuela, donde las acusaciones por irregularidades administrativas contra el presidente Nicolás Maduro, y de su antecesor Hugo Chávez, han quedado engavetadas en el Ministerio Público (MP).

Sobre el presidente Nicolás Maduro pesa una denuncia que se encuentra archivada en uno de los escritorios del despacho que preside Luisa Ortega Díaz,y de la cual la Fiscalía no ha hecho ningún tipo de mención.

En el 2005 se pidió una investigación en contra del mandatario nacional, cuando era presidente de la Asamblea Nacional (AN); se le acusó de que, a través de la inmobiliaria Triani, arrendaba el edificio Pas de Calais, ubicado en el centro de Caracas, sin justificación alguna. El contrato estuvo vigente desde el 20 de abril hasta el 31 de diciembre de 2005 y, aunque el edificio nunca se ocupó, el contrato fue pagado íntegramente. La denuncia la hizo el diputado a la AN por Un Nuevo Tiempo (UNT), Guillermo Palacios.

Además al mandatario se le ha acusado de “enchufar” a su familia en diferentes cargos del Gobierno, con lo que, según los artículos 52 y 61 de la Ley Contra la Corrupción, estaría incurriendo en tráfico de influencias. La primera combatiente, Cilia Flores, heredó la presidencia del Parlamento cuando Maduro fue designado canciller, mientras que el hijo de la ahora primera combatiente, Walter Gavidia Flores, fue “enchunfado” en el Poder Judicial como juez titular cuando apenas tenía 27 años.

Por su parte, Temir Porras, quien fuera mano derecha de Maduro como vicecanciller, fue designado en el 2013 como presidente de Bandes, a pesar que sobre él pesaba una acusación de la exembajadora de Venezuela en China, Rocío Maneiro, quien pidió que lo investigaran por la pérdida de 4 millones de euros. La acusadora fue destituida y no se abrió investigación alguna.

Una sola denuncia bastó en Guatemala para hacer justicia 

En cambio, contra Otto Pérez Molina pesa una sola denuncia que llevó a las autoridades independientes de Guatemala a pedir su renuncia y llevarlo a los Tribuales: Tráfico aduanero.

Se le acusó de liderar la denominada organización La Línea, en la que además estaría involucrada, la ya aprehendida, ex vicepresidenta Roxana Baldetti. El expresidente Pérez Molina al igual que Maduro prometieron “mano dura” contra la corrupción.

Sin embargo, al corrupción forma parte de los principales problemas que sus ciudadanos rechazan y han incidido en su baja popularidad, y en el peor de los casos, la renuncia del guatemalteco.

Crisis fronteriza: Temor de venezolanos en Colombia crece ante agresiones físicas

Las agresiones comenzaron desde el cierre de la frontera ordenado por Maduro

.- Venezolanos residentes en Colombia hacen un llamado a los colombianos para que no tomen represalias contra ellos, según reseña el portal RCNRadio.com. En Bogotá y otras ciudades del país, donde se calcula que hay entre 500 mil y un millón de venezolanos, ha comenzado a sentirse temor por parte de estas personas, por las ofensas y amenazas de parte de ciertos grupos.

Los ciudadanos colombianos, reclaman por los atropellos de la Guardia Nacional Bolivariana en el estado Táchira y las medidas del presidente Nicolás Maduro. Incluso ya se han presentado agresiones, como ocurrió en un restaurante venezolano de comidas rápidas en el norte de Bogotá, que tuvo que cerrar sus puertas. Rogelio Yerena, lleva cinco años en la capital colombiana y tiene un negocio de arepas.

“Lamentablemente los hechos del Gobierno de Maduro nos ha llevado a tener temor, se han presentado algunos acontecimientos aislados en negocios venezolanos por parte de vecinos colombianos que han maltratado, han sido muy groseros por lo que está pasando en la frontera con Venezuela, somos unas víctimas más, estamos sufriendo por lo que ocurre en nuestro país”, subrayó Yerena.

Agregó que buscaron en Colombia un sitio acogedor por la seguridad, la capacidad de desarrollarse económicamente y socialmente. Daniel Pagés, preside la Asociación de Venezolanos en Colombia, Asovencol, muestra su preocupación por lo que está haciendo el Gobierno venezolano y las consecuencias que ya están sintiendo sus compatriotas en el vecino país.

“El pueblo hermano colombiano nos abrió las manos, el corazón, el venezolano que está aquí en Bogotá, en Cali o Medellín, se siente a gusto, (pero con la crisis fronteriza) hemos recibido insultos de personas que en alguna forma nos han amedrentado a través de correos electrónicos y redes sociales”, destacó.

Maduro, primer apóstol del evangelio segun “San Donald Trump” el Xenofobico

Dom, 30/08/2015 – 09:28

Si Donald Trump supiera que a cinco horas en jet de Nueva York y en una república bananera llamada “Bolivariana de Venezuela”, su presidente, Nicolás Maduro, se adelanta a hacer realidad el evangelio de “guerra eterna contra los inmigrantes y expulsión de los indocumentados”, pues dejaría de tener tan mala opinión de los latinos y es posible que hasta se anime a incorporar a Maduro como asesor de su campaña electoral.

Pero es difícil que el primer accionista del concurso “Miss Universo”, republicano, derechista, empresario y, lo que es peor, de origen anglosajón se entere de tales atrocidades, pues podría apostar que la mayoría de los medios que en Estados Unidos y en el mundo han armado tan justificada gritería por sus bestialidades racistas, en lo que toca a Maduro, no es solo que serán absolutamente laxos en el tratamiento de su psicopatía, sino que hasta la bypasearían.

No hablemos de los llamados gobiernos “democráticos” que, si hasta ahora juzgan pecados veniales que Trump amenace con el calvario y la crucifixión a los “inmigrantes e “indocumentados” mexicanos, en caso de que cumpla su promesa, como en el de Maduro, voltearán la cara, y seguirán considerando a uno y otro como irreprochables demócratas.

Pero es que, ni siquiera las multilaterales, parapetos o mamotretos sigladas ONU, OEA, Unasur o Mercosur, dotadas de pomposos instrumentos jurídicos llamados “cartas”, “manifiestos”, o “documentos” de defensa de la democracia y los derechos humanos se dan por aludidas, y así los criminales y genocidas, sean o no miembros de la “organización”, pueden continuar sin interrupción.

Porque, algo decisivo debe aprender Donald Trump -y también quienes en el contexto de futurascampañas electorales correrán a imitarlo-, y es que, una cosa es ser racista, genocida, y violador de los derechos humanos de prisioneros, inmigrantes e indocumentado desde la perspectiva de los eternamente odiados capitalistas e imperialistas yanquis y europeos, y otra cosa es, si las atrocidades se cometen desde los paraísos del “Buen Salvaje” que aun persisten en América Latina, Asía y África.

Hay, por supuesto, excepciones y es si el dictador latinoamericano, africano o asiático es de derecha, capitalista y aliado del Imperio en sus versiones gringa o europea, porque entonces, si será acusado, perseguido y condenado, pero no tanto por su naturaleza criminal, monstruosa y atroz, sino por su ideología.

Los latinoamericanos tenemos a mano las páginas del expediente de esta intragable hipocresía, en los casos de las dictaduras militares de derecha que plagaron el Cono Sur durante los finales de los 70 y mediados de los 80, hasta ahora vindictados y abominados por sus asesinatos, torturas y desapariciones de civiles inocentes, en tanto otros dictadores, los comunistas cubanos, Fidel y Raúl Castro, no solo son tolerados, sino hasta celebrados.

Por ahí andan las ánimas en pena, los fantasmas y las miasmas de Videla, Pinochet, Stroessner, Banzer, Geisel y Joao Baptista Figuereido, perseguidas aun por las erinias de quienes sufrieron sus bestialidades, pero las momias de Fidel y Raúl Castro siguen vivitas y coleando, veneradas y aplaudidas, exactamente como si los derechos humanos de los luchadores por la democracia y la libertad tuvieran una calidad ínfima comparada a la de quienes se empeñan en destruirlas.

Preparándose para instaurar la primera dinastía conocida en la región después de la guerra de independencia librada contra el imperio español, pues se da por descontado que los hijos y nietos de los casi nonagenarios dictadores, continuarán sus reinados.

Como también lo harán Maduro, Ortega, Correa y Evo Morales si, los crímenes de lesa humanidad en los que diestramente se entrenan, les son permitidos y siguen avanzando.

En otras palabras que, pienso que la coincidencia de que el evangelio del derechista, Donald Trump, haya explotado mientras el izquierdista, Maduro, se adelantó ha implementarlo expulsando a “inmigrantes e indocumentados” colombianos del territorio venezolano, pone a prueba lo que, presuntamente, ha aprendido el subcontinente en materia de derechos humanos y si por primera vez se establece que los derechos humanos son universales, atributos de todos los hombres y mujeres y no pueden ser discriminados porque quiénes los violen sean Hitler o Stalin, Pinochet o Fidel Castro, Donald Trump o Maduro.

Las pruebas no pueden ser más contundentes si, minuto a minuto, seguimos las imágenes que, vía televisión por cable, páginas web, correos electrónicos, Smartphone, iPhone o tabletas ruedan sin cesar describiendo este Apocalipsis que, ya no rememora el Holocausto nazi, el Gulag soviético, o los campos de concentración y cárceles de Cuba y Corea del Norte, sino la deportación forzosa y en vivo y directo de miles de familias colombo-venezolanas, que, con sus niños, ancianos y escasos enseres son sacadas de sus hogares y lanzadas por trochas y a cruzar el río Táchira para que los abriguen del otro lado, del lado colombiano.

Antes, sus casas o ranchos fueron marcados con tiza o spray con una “D” de demolición, y para demostrar que no hablaban en vano, tan pronto se alejaban aparecían los buldozers que no dejaban piedra sobre piedra, cartón sobre cartón.

¿Sus delitos? Aun no se saben y quizá nunca se sabrán, porque, como los judíos, los rusos, los cubanos, o los nordcoreanos, no son individuos, ciudadanos o seres humanos, sino fichas, piezas, números de una supuesta conspiración que en la Alemania nazi era “racial”, en la Rusia de Stalin, Cuba y Corea del Norte “ideológica”, y en la Venezuela de Maduro de “contrabandistas, bachaqueros y acaparadores”.

O nada, porque si nos atenemos a las declaraciones de Maduro de que su expulsión es para que el gobierno de Colombia cierre las Casas de Cambio y no permita especulaciones del dólar y el peso contra bolívar, o prohíba el contrabando, o “se niegue a que nos sigan robando nuestra comida”, entonces, no hay otra causa que explique la crisis humanitaria de la frontera, sino por el uso de miles de ciudadanos colombo-venezolanos como “instrumentos de presión” o “chivos expiatorios”.

Pero eso si le damos alguna credibilidad a la tesis que esgrime Maduro para justificar los atropellos y no a la de organismos de inteligencia que opinan que se trata de una guerra entre carteles venezolanos de la droga, el “Cartel de los Soles” que controla el Ejército, y el de la Goajira que controla la Guardia Nacional, solapada por Maduro en esta feroz arremetida contra seres humanos que no tienen nada que ver con carteles, ni drogas.

E infinitamente pobres, si nos fijamos en sus vestimentas, lugares de habitación y enseres que cargan en hombros, carretas improvisadas, o lo que sea, para cruzar el río Táchira.

Pero, igualmente, podría ser que la crisis se cocinó en La Habana entre las FARC Raúl Castro y Maduro para abortar el “Acuerdo de Paz” que, presuntamente, estaba avanzando entre la organización guerrillera y el gobierno colombiano y ahora sufrirá un atraso del cual es difícil se vuelva a recuperar.

Por último, partidos de lo oposición venezolana, sostienen que Maduro fabricó la crisis para extenderla y profundizarla hasta diciembre y hacer imposible las elecciones parlamentarias que, según una última encuesta, perdería con el 80 por ciento de los votos.

Y la realidad es que, no una sino todas estas causas podrían estar en las motivaciones del madurismo para provocar y sostener la crisis, pues en su estrategia multifocal y serial, nada es más importante que abrir varios frentes de modo que, si se pierde uno, se gana otro y la sobrevivencia del modelo neototalitario puede ser precaria, de al borde del abismo, pero derrotada jamás.

Guerra asimétrica, en fin, la que no conoce reglas, ni vicios, ni crímenes que no puedan ser cometidos para alzarse con los genocidios que llaman “victorias”,

(Fotos) Así se vive en la frontera colombiana a 10 días del cierre

Foto: Miguel Gutiérrez / EFE

29/08/2015

CIERRE DE FRONTERA | COLOMBIANOS DEPORTADOS | FRONTERA COLOMBIANA | LA PARADA |

La improvisación y precarias condiciones hacen del sector  La Parada un refugio temporal para quienes con sus enseres a cuesta deben atravesar el río Táchira, por donde los colombianos llegan a su país después de ser deportados.

El 19 de agosto el presidente Nicolás Maduro ordenó el cierre de la frontera del Táchira con Colombia y luego comenzó -con el estado de excepción- la deportación de ciudadanos de esa nacionalidad que son trasladados por efectivos militares.

La medida fue adoptada por el gobierno venezolano luego de un ataque a efectivos militares en la frontera en medio de un supuesto operativo contra contrabandistas y paramilitares 15 días atrás.

Frontera La Parada 9

Frontera La Parada 8

Frontera La Parada 7

Frontera La Parada 5

Frontera La Parada 4

Frontera La Parada 3

Frontera La Parada 2

Frontera La Parada

 

Fotos: Miguel Gutiérrez / EFE